Los peligros de que Al Bashir, presidente de Sudán, sea juzgado en La Haya

El fiscal jefe de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, Luis Moreno-Ocampo, ha manifestado su intención de juzgar por crímenes de guerr…

El fiscal jefe de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, Luis Moreno-Ocampo, ha manifestado su intención de juzgar por crímenes de guerra al presidente de Sudán, Omar al-Bashir. Parece que será esta la primera vez en la que se pone a un jefe de estado en activo en la lista de los más buscados por el alto tribunal.

Esta situación merece un análisis mucho más a fondo del que puedo hacer yo aquí, pero es un ejemplo casi “de libro” que muestra que a veces la causa de la justicia puede chirriar con la causa del bien común, especialmente el de las poblaciones más vulnerables que están expuestas a la violencia que está teniendo lugar en ciertas partes del país desde hace muchos años.
Es un secreto a voces que Bashir y su régimen tienen mucho que ver con lo que ha pasado en Darfur desde 2003. Dos sudaneses (uno de ellos ministro de su gobierno) han aparecido ya en las listas de acusados por crímenes contra la humanidad y el gobierno no ha hecho nada al respecto.
 
Para Bashir y sus correligionarios, la CIJ no es más que la cabeza visible del contubernio pro-occidental en contra de Sudán y así lo afirman vehementemente cada una de sus manifestaciones.
Como lo han manifestado ya algunos analistas, Bashir es un hombre bastante orgulloso y un simple intento de ponerlo en la picota será más que suficiente para que reaccione de la manera más violenta y con consecuencias imprevisibles para la gente.
 
Dentro del gran desarreglo en el que vive la clase política del país, las fuerzas de seguridad son todavía los cuerpos mejor organizados y pueden llevar la represión a niveles insospechados. En los años 80 y 90 se hicieron famosas las “casas fantasmales” (ghost houses), centros de tortura y de represión política donde desaparecían cientos de personas. La situación parece haber mejorado algo pero eso no quiere decir que no sea posible una vuelta a las formas del pasado.

Las agencias internacionales y de la ONU en Sudán están ahora mismo en situación de alerta ya que no se sabe qué podría pasar en el país si al final se consuma esta “afrenta” contra el presidente del país.
 
Posiblemente la causa de la justicia siga su curso, pero en este caso no estamos hablando de un presidente caído en desgracia como Taylor o como Pinochet… estamos hablando de un presidente que cuenta con el apoyo de muchos países árabes, de China y de otros países a los cuales suministra crudo, materia hoy más apreciada y valiosa que nunca.
 
Si el CIJ decide dar este paso, será difícil que lo pillen, pero al mismo tiempo si elude la justicia internacional, será también un descrédito para el mismo tribunal y un balón de oxígeno para aquellos gobernantes que confían en la continuación de la impunidad.
Según decía Alex de Waal, un buen conocedor de la situación, “millones de personas son ahora rehenes del capricho y el cálculo de Bashir”.
 
Sin duda, si se le aplica a Bashir este correctivo, quienes sentirán su efecto serán sin duda la población, las fuerzas democráticas, los desplazados y refugiados de Darfur, los medios de comunicación y la situación misma del Sur del Sudán que ya de por sí pende de un hilo debido a la debilidad de los acuerdos de paz en aquella región.
 
 
Pena de muerte para menores en la nueva constitución sudanesa
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=3666
 
Hay secuestros y secuestros: habla un obispo español en Centroáfrica
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=11093
 
Más católicos en África: cuando yo era un misionero novato
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=8199
 
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>