Los populismos y los indigenismos

Rafael Correa, Presidente de Ecuador, ha tenido un lado muy oscuro. Ha tenido un talante muy poco democrático, ha reducido casi a la nada la independencia judicial y ha perseguido de forma sistemática a la prensa libre. Desde que a finales de 2015 Macri se convirtiera en presidente de la Argentina se viene produciendo un cambio de ciclo político en América Latina.

Los populismos y los indigenismos están perdiendo peso. Las elecciones locales celebradas últimamente apuntan en esa dirección. Morales recibió en 2016 un severo revés al intentar perpetuarse.  Pero el ciclo a favor de una democracia más madura en América Latina no prosperará mientras no se reduzcan las inmensas diferencias sociales que todavía perviven en la región.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>