Los precios de la vivienda han de caer todavía un 10%

El último informe inmobiliario que presentó el pasado 15 de junio Catalunya Caixa muestra que con la actual evolución demogr&aacu…

El último informe inmobiliario que presentó el pasado 15 de junio Catalunya Caixa muestra que con la actual evolución demográfica no se podrá absorber con facilidad el stock de viviendas que sobrepasa los 700.000 pisos, si se tiene en cuenta que ese stock continúa aumentando con la finalización de las obras que se iniciaron en los últimos años.

El estudio, elaborado por Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), considera que para reducir de forma más óptima el actual remanente de viviendas los precios tienen que bajar aún un 10%.

Aún así, Oliver opina que si no se estimulan las ventas, en 2015 todavía quedará por vender un tercio del actual stock y, en ese sentido, la demanda extranjera será decisiva para superar la crisis del sector inmobiliario.

“Estamos viendo que mejora el sector turístico y hemos de prever que, si se ajustan los precios, los ciudadanos de los países de la zona euro que ya están en recuperación vuelvan a comprar viviendas en la costa española”, señala.

Preocupantes perspectivas

El estudio analiza la actual crisis económica en relación al sector inmobiliario y la compara con las crisis iniciadas en 1978 y a finales de 1991. Las conclusiones, aunque todavía hay margen de ajuste, no son precisamente alentadoras.

En lo que se refiere a los precios de los pisos, es evidente que hay actualmente una contención que retrasa en este sector la salida de la crisis. Según las diversas estadísticas oficiales, los precios han bajado una media de entre un 15% y un 20% en términos reales, mientras que en la última crisis llegaron a caer un 30%

Otra de las cuestiones que analiza el estudio es el retraso en la salida de la crisis, en función del nivel de empleo en el sector de la construcción. En la crisis de 1978 se tardó hasta 49 trimestres en recuperar el nivel que había antes de empezar los problemas, habiéndose llegado a destruir antes del inicio de la recuperación el 33% de los puestos de trabajo aproximadamente.

En la crisis de 1991 la recuperación tardó unos 27 trimestres, con una destrucción de empleo de aproximadamente un 17%.

En la actual crisis, se ha llegado a destruir el 43% de los puestos de trabajo cuando se llevan unos 14 trimestres, y la recuperación aún no se ha iniciado.

En cuanto al peso que tenía la inversión en vivienda sobre el PIB, el estudio constata que ha pasado a representar menos de la mitad de lo que representaba en los años del boom inmobiliario, pasando del 9,4% al 4,4%. La caída es mucho más significativa de lo que representó en las anteriores dos crisis.

Oliver recuerda al mismo tiempo que la expansión inmobiliaria que vivió España desde 1996 ha tenido mucha más envergadura y ha sido más larga (44 trimestres) que las que se iniciaron en 1971 (28 trimestres) o 1986 (21 trimestres).

Las posteriores fases de recuperación duraron, respectivamente, 26 y 19 trimestres, mientras que en la actual sólo han transcurrido 14, con lo que cabe imaginar que aún nos espera un largo recorrido para la recuperación.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>