Los pro-aborto empiezan la contraofensiva

Después de prácticamente una semana en la que los medios de comunicación han venido presentando el escándalo de las clínicas del Dr. Morín en términos…

Forum Libertas

Después de prácticamente una semana en la que los medios de comunicación han venido presentando el escándalo de las clínicas del Dr. Morín en términos muy desfavorables para la ideología de los pro-abortistas, -un hecho insólito porque hasta ahora su pensamiento venía siendo hegemónico en los medios de comunicación-, la contraofensiva ha empezado.

Las clínicas que no tienen prácticamente otra dedicación que el negocio del aborto, organizadas en la Asociación ACAI (ver su web en http://www.acaive.com ), intentan cerrar la gran brecha que se ha abierto en el frente abortista.

Su portavoz, Santiago Barambio, médico ginecólogo de la clínica Tutor Médica ( http://www.tutormedica.com) , es la persona visible que se está moviendo en los medios de comunicación para explicar su tesis.

Como casi siempre, el discurso está fundado en la voluntad de inspirar lástima: Todas las mujeres que abortan en periodos avanzados, están sujetas a condiciones tremendamente desfavorables; pueden ser abandonadas por el marido, tener escaso dinero, u otras razones por el estilo.

El problema empieza porque ninguna de estas razones es válida para abortar. Por eso, curándose en salud, las clínicas de la ACAI, dicen dos cosas que no responden a la verdad pero que cuentan con el silencio cómplice de la propia administración.

La primera de estas cosas es que la mayoría de abortos tardíos se debe a la detección de malformaciones que antes no habían sido vistas. Es decir, que los abortos de más allá de las 22 semanas, que ya son semanas, responden muy mayoritariamente a esta característica. Esto no es cierto como lo muestran los datos de las clínicas del Dr. Morín donde la enfermedad mental de la madre y en algunos casos el aducir la muerte del feto, son los argumentos que se llevan el gato al agua.

Para no dejar resquicio ACAI también se curan en salud diciendo que estos diagnósticos retrasados o equivocados se hacen en la sanidad pública. Es decir, están promovidos por la falta de capacidad profesional de los médicos que trabajan en el sistema público y no en sus clínicas.

Si las administraciones, Generalitat y Ministerio, fueran mínimamente decentes, ya hubrían salido al paso de este tipo de argumentación que desprestigia radicalmente a la organización de la que ellos son responsables. Pero callan. Una vez más, callan.

Asumen silenciosamente la crítica de los del negocio abortista, a la vez que intentan ocultar el fraude que se produce. Por ejemplo, el hecho de que al Departamento de Salud de la Generalitat no le consten ningún aborto pasadas las 26 semanas, cuando es público y notorio que se producen.

Detrás de todo esto existe un cuerpo de interpretación que las clínicas de la ACAI han ido construyendo con el tiempo, como explicaba el mismo doctor Santiago Barambio en el Congreso internacional de clínicas abortistas, celebradas en el 2006 en Roma (véase AQUÍ). Sus criterios son tan contrarios a la legalidad vigente, como estos:

  1. Dado que según la OMS la salud es un estado de bienestar físico, psíquico y social, cualquier mujer que no tenga este estado de bienestar y esté embarazada puede abortar aduciendo un riesgo grave de salud. Naturalmente esto es una tomadura de pelo porque ¿quien se encuentra en estado de bienestar físico, psíquico y social de manera permanente, hombre o mujer? ¿A cuantas mujeres el embarazo no les provoca trastornos que van ligados a la propia naturaleza del proceso? Si esto ya justifica el aborto el resultado es el que realmente existe en España: el único país de Occidente donde el aborto es libre, en nombre del bienestar.
  2. Lo más curioso, la prueba del 9 con la que la ACAI y su portavoz, Santiago Barambio, justifica que sus interpretaciones son las buenas es esta: nunca les ha pasado nada. Nunca la administración ha actuado contra ellos. Una vez más aparece demostrado que la impunidad está en la base del fraude de ley generalizado. Ponencia en mano, todas las administraciones autonómicas y el Ministerio, deberían actuar inmediatamente sobre las clínicas del ACAI, porque este texto recoge, como eé mismo expresa, la unidad de criterio forjada por estas clínicas que guía su actuación. Se trata por tanto, de un documento que en realidad explica jurídicamente cómo la ley no es respetada. Si ahora la administración no interviene corre el riesgo fehaciente de hacer una clara dejación de lo que son sus responsabilidades ante unos presuntos delitos.

Para que la contraofensiva no prospere y no tapone la brecha es necesario continuar la acción, pero bajo criterios de rigor y eficacia.

En este sentido, la búsqueda de información, datos, textos, personas, hechos, que ahora están aflorando con una relativa mayor facilidad, pueden contribuir de una forma decisiva no sólo en el caso de Morín sino en la ampliación de la actuación a muchas otras clínicas abortistas.

En este sentido, E-Cristians ha habilitado un centro de recogida de información en secretaria@e-cristians.net. Todo dato, toda información es una contribución al éxito.

Hazte socio

También te puede gustar