Los propóleos y la apiterapia

propóleos

Desde épocas muy remotas se han usado en beneficio de la salud humana los atributos farmacológicos de la miel y de los propóleos. Más recientemente, han empezado a tomar forma  nuevas disciplinas de la medicina natural como la llamada Apiterapia con finalidades terapéuticas y preventivas, aprovechando todos los productos que derivan de las abejas: la miel, el polen, la jalea real, el propóleos, la cera e, incluso el veneno! En efecto, el veneno del aguijón de la abeja se emplea eficazmente para combatir el reumatismo, mientras que para templar la inflamación de una picadura de abeja, va muy bien amasar un poco de tierra con vinagre y aplicarlo encima de la picada.

Los propóleos son una sustancia viscosa que las abejas extraen de los vegetales para fabricar la cimentación de los ruscos. Están formados por más de 250 sustancias diferentes, dotadas con numerosos principios activos y vitamínicos que, a la vez, disfrutan de efectos antiinflamatorios y antibióticos; el propóleos, aplicado externamente, ayuda a regenerar la piel y cura la inflamación de las encías. El polen disfruta de numerosas propiedades antioxidantes y bactericidas y, a la vez, es un gran regulador del funcionamiento de los intestinos. La jalea real se ha aplicado, con notable eficacia, en casos de hipertensión, arterioesclerosis y para tratar eccemas. La cera entra en muchos ungüentos y preparados y la miel, por sus numerosas propiedades bactericidas y antibióticas, se ha utilizado desde muy antiguo para curar las infecciones y las molestias de las vías respiratorias.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>