Los quehaceres comunitarios en la finca de residencia

En particular si uno es el Presidente de la Comunidad de Propietarios

Es algo así sin la construcción del peto en color blanco. Solo repicado de pintura, nuevo pintado y sellado de las juntas de las baldosas, previa extracción de un tubo de desagûe de fibrocemento y sustitución por otro de pvc.

Estaré ocupado este mes de mayo en quehaceres de supervisión como Presidente de la Comunidad de Propietarios en la finca en la que resido. Normalmente es un cargo rotativo anual a las órdenes del Administrador de Fincas Colegiado que se ocupa de todo.

 

Las reuniones anuales de copropietarios en toda finca suelen celebrarse en el hall de la entrada de la calle. ¡De pie y si quieres sentarte tráete tú una silla de tu casa! Durante muchos años he presenciado la escena rumbo al ascensor comunitario para propietarios, inquilinos y visitantes (llamen o no al interfono). Deciden en junta solo los habitantes empadronados en la finca en la que son copropietarios. Los que lo son pero residen en otro lugar suelen pasar de asistir. En mis 28 años de residente inquilino en el Ensanche Izquierdo de Barcelona nunca compareció el propietario. En su caso tenía una explicación: residía en Alemania. Lo conocí en notaría al percibir la cantidad ofertada y negociada para dejar un alquiler indefinido con revalorización IPC y repercusión del IBI. Los propietarios de los otros pisos alquilados tampoco asistían. En mi caso fue el passing “o lo compras o te vas pues sino es así rescindo el contrato” La antigua LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), y con anterioridad la reforma de un tal ministro Boyer, establecía que todo propietario puede rescindir un contrato de alquiler, bajo la condición de que no se le ocurra vender la finca alquilada en un plazo inferior a tres años.

 

Un vecino propietario residente me animaba a que yo fuese el Presidente. Tuve que aclararle que esto no era legalmente factible. Siempre he sostenido que lo propio sería una Comunidad con su CIF de vecinos residentes, sean o no propietarios. Sin voto los que no son propietarios en aquellos aspectos que versan sobre el derecho de propiedad, pero con voto en todo aquello que les incumbe como vecinos residentes empadronados. Un ejemplo de ello es la praxis residencial de los buzones. Mis propuestas eran indirectas. En concreto una: colocar una papelera entre buzones y ascensor para depositar en ella facultativamente la cantidad de correo basura nominal, de tal modo que ésta no tuviera entrada en el ascensor (por lo menos la mía, la de mi esposa y la de nuestros hijos.) Y así acceder a la vivienda en condiciones… con cansancio pero sin estorbo de peso inútil.

 

 

Ahora es distinto. No hay ascensor. No hay buzones nominales. Un solo buzón colectivo pues la finca alberga solo tres viviendas. No es necesario un Administrador de Fincas. Hay una gran avenencia vecinal. La población tiene categoría de ciudad. La mayor parte de los edificios no superan las tres plantas en altura.

 

 

Desde hace unos meses soy el Presidente de la Comunidad. Debe efectuarse una actuación urgente en parte de la cubierta del edificio (trasteros y escalera) y también en la terraza comunitaria que también es cubierta del edificio. Nadie serio. Cambiar un bajante, reparar esta cubierta de los trasteros y la escalera, y rellenar las juntas del alicatado de las baldosas de la terraza, procediendo también a un repintado de las paredes interiores de la terraza. Todo queda dentro. Si se tratara de una vivienda bastaría un enterado o assebentat. Es gratis. Me hartaba de efectuar este trámite vía telemática en mis quehaceres profesionales en una empresa de rehabilitación de viviendas en Barcelona ciudad. Hablo de reformas e instalaciones como la luz y gas, baños y cocinas nuevos, yeso, alicatado, pintura, carpintería (incluso usando herramientas como una lijadora de banda), parquet y similares.

 

En mi actual ciudad de residencia el Ayuntamiento no admite a trámite telemático el assebentat. De nada sirve comparecer personalmente en la OAC (Oficina de Atención Ciudadana) solicitándolo. Me personé con el impreso cumplimentado, una fotocopia en papel reciclado del presupuesto con IVA y mi DNI, junto con una carpeta archivo de los asuntos comunitarios. El personal que me atendió pasó olímpicamente de visionar mi DNI. Echó un vistazo al presupuesto. Verbalmente referí en que consistía el trabajo a realizar. Manifesté que yo era el Presidente. En ningún momento me requirieron mostrar la tarjeta fiscal del CIF de la Comunidad ni el libro de Actas.

 

Por activa y por pasiva me dijeron que esto es una Obra Menor. Me entregaron cantidad de papeles a cumplimentar y no por ningún particular. El arquitecto técnico de la empresa contratada intentó obtener sin éxito el assebentat previamente a mi gestión. En cuanto manifesté mi intención de hacer las cosas bien y si hay que pagar ningún problema todo fueron sonrisas en el Ayuntamiento.

 

Si hay que pagar pagaré si es preciso de mi bolsillo. Pues en caso de percance siempre se busca un culpable. Y lo que está claro es que este responsable no seré yo por no disponer, previo pago, del certificado de obras menores exigido. Es algo así como el “o lo tomas o lo dejas”. Yo ni lo tomo ni lo dejo. Eso sí: tomo mi responsabilidad y no la dejo. Y si para ello hay que pagar un impuesto municipal ¡qué le vamos a hacer!.

Hazte socio

También te puede gustar

4 Comments

  1. 1

    NOTA EN MAYÚSCULAS: Alguien con poder para vincular “carpintería de alumnio” con un determinado anuncio publicitario ha procedido a ello, unos cuantos días después de la publicación de mi escrito. Desconozco si carpintería de aluminio Julio Fernández trabajan bien. Puedo hacer dos cosas: a) desvincular la frase. b) publicar esta nota. Opto ahora por lo segundo

  2. 2

    La carpintería de aluminio en cristales tipo Climalit es muy práctica. Dos capas o cristales de 6mm es lo propio en un domicilio particular. Si además entre cristales hay un espacio se consigue insonorización. Mejor si son ventanas que se abren de tipo oscilovasculante. Se pueden limpiar bien los cristales por fuera. Si las ventanas son correderas, si bien se gana espacio interior, es un verdadero “palo” limpiar por fuera. Para proceder a un cambio de ventana debe respetarse el ral o color exterior de la carrpintería de aluminio del inmueble. Hacer esto implica habitualmente ventana de color blanco por dentro y otro color por fuera. Esto (el color específico por fuera) encarece mucho el precio de una ventana Climalit.

  3. 3

    Para proceder al cambio de ventanas que dan a la calle, eso sí son obras sujetas a licencia de obras. Licencia que compete al dueño del piso en cuestión o en su caso a la Comunidad de Propietarios. Normalmente quien efectúa trabajos “pasa” de licencias y pasa de informar (assebentar) a quien contrata los trabajos a realizar. Sustituir un cristal dañado sin cambiar la estructura metálica no es obra menor.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>