Los raelianos y la indefensión social

Un reportaje de EL MUNDO TV, emitido por Antena 3 y realizado por una periodista infiltrada en la secta de los raelianos, ha levantado un notable escá…

Forum Libertas

Un reportaje de EL MUNDO TV, emitido por Antena 3 y realizado por una periodista infiltrada en la secta de los raelianos, ha levantado un notable escándalo. Pero si se reflexiona con un poco de detenimiento, se verá que esta secta, además de cumplir con los dos cánones básicos y comunes a todas ellas, constituye una expresión de los vectores de fuerza de la cultura dominante. Como toda secta que se precie, tiene delante un “profeta” que ha recibido un “mensaje”: Que sean los extraterrestres, como en este caso, la “conciencia universal” o un dios es accesorio.

 

Cada profeta que vive –muy bien- del asunto elige lo que mejor le encaja en sus preferencias personales. Nada nuevo bajo el sol. En todo caso, lo más original sería la impunidad con que estos sectarios se mueven en España, a diferencia de lo que ocurre con su país de origen, Francia. Pero lo más interesante es que lo que ofrece en la práctica “Rael”, el sobrenombre del autor del tinglado, es exactamente lo que se ofrece en nuestra sociedad como óptimo, más concentrado y visible en período vacacional: señoras estupendas, reclamo de sexo a destajo, orgías colectivas incluidas. El sexo de todo tipo y condición, junto con la recaudación de dinero,  los 10 millones de dólares que llevan captados estos inteligentes personajes, son elementos comunes a toda propuesta de ocio que se precie.

 

Si hicieran lo mismo sin disfrazarse de extraterrestres, no pasarían de ser una nota marginal. Serían como buena parte de Ibiza y otras localidades en verano. Y aquí paz y después gloria. Nuestra sociedad cada vez posee menos defensas morales para marcar la diferencia ante lo sectario. Ni siquiera el hecho de que se entreguen cifras de dinero: ¿O es que acaso no tenemos grandes adictos al juego que hacen lo mismo? Y es que, cuando se pierde la capacidad para establecer una moral colectiva, la sociedad queda indefensa ante cualquier manipulación.

Hazte socio

También te puede gustar