Los rumores sobre una gran coalición sin Merkel ni Schröder alimentan la confusión en Alemania

Los contactos de alto nivel para formar Gobierno en Alemania tendrán este jueves su primer plato fuerte: una reunión de la candidata de la democristia…

Los contactos de alto nivel para formar Gobierno en Alemania tendrán este jueves su primer plato fuerte: una reunión de la candidata de la democristiana CDU-CSU, Angela Merkel, con el socialdemócrata y actual canciller, Gerhard Schröder. Este encuentro llega después de que la ganadora de las elecciones, por sólo 0,9 puntos de diferencia sobre sus adversarios, se haya entrevistado con los liberales del FDP, sus aliados naturales, y con los Verdes, hasta ahora socios de Gobierno de Schröder. En las últimas horas, parece que gana puntos la gran coalición entre CDU-CSU y SPD, pero los rumores sobre una posible retirada de los líderes de ambas formaciones, que fueron los grandes protagonistas de la campaña electoral, alimentan la confusión y dibujan un horizonte todavía más incierto.

 

La posibilidad de que el canciller acabe siendo un democristiano o un socialdemócrata que no sea Merkel no es mal vista por la mayoría de los alemanes, ya que el sistema electoral se basa en la votación de 613 diputados para el Bundestag. Por tanto, como también sucede en España, la elección es indirecta y no hay votos directamente sobre el futuro jefe del Ejecutivo. De todas formas, esa hipotética retirada se basa exclusivamente en rumores, según los analistas alimentados, al menos en parte, por el entorno del propio Schröder. Merkel superó satisfactoriamente el test de su grupo parlamentario, que la apoyó de forma abrumadora el pasado martes en una reunión extraordinaria. Y eso parece que la hace algo más fuerte políticamente después de la decepción que causó en su propio partido por un resultado muy por debajo de sus propias expectativas.

 

Desde fuera de Alemania, parecería lógico que, en un contexto político tan confuso e incierto, todas las fuerzas políticas se pusiesen de acuerdo para que fuese la líder de la candidatura más votada quien tomase la iniciativa e intentase formar Gobierno. Pero la política germana es mucho más compleja de lo que parece. El todavía canciller socialdemócrata insiste en que está legitimado para seguir en el poder porque, aunque no sea el más votado, tiene más posibilidades de formar mayoría en el Parlamento federal. De todas formas, parece haber olvidado que su minoría en el Senado, una cámara que se forma a partir de las elecciones de los lander (estados federados), sigue existiendo y que, además, fue el argumento que le llevó a impulsar el proceso para el adelanto electoral.

 

En cualquier caso, las conversaciones ya están en marcha con las dos principales formaciones como protagonistas, y sigue sin descartarse ninguna posibilidad. En el caso de Merkel, la candidata busca un pacto con los liberales del FDP (61 escaños) y los Verdes (51) en lo que ya se ha bautizado como ‘Coalición Jamaica’. Por su parte, Schröder intenta seducir a estos mismos socios, en lo que sería la ‘Coalición Semáforo’, pero también baraja la opción de reeditar el acuerdo con los Verdes y los poscomunistas del PDS (54 diputados), cuyo líder, Oskar Lafontaine, fue ministro en su primer Ejecutivo (entre 1998 y 2000) y líder del SPD, pero que pronto abandonó la formación por fuertes discrepancias. Incluso no se descarta la formación de un Gobierno en minoría SPD-Verdes con apoyos parlamentarios del nuevo partido de izquierdas. Los contactos, además, se desarrollan sin que haya quedado descartada la gran coalición entre democristianos y socialdemócratas, que sumaría 447 escaños. Lo que suceda en la reunión entre Merkel y Schröder puede marcar el futuro inmediato de los pactos.

 

La próxima semana, concretamente el sábado 2 de octubre, se celebrarán las elecciones en una circunscripción de Dresde, que se habían suspendido por la muerte de una candidata del partido de extrema derecha NPD. Las encuestas pronostican una ventaja de 10 puntos para el CDU-CSU en esa demarcación electoral. A partir de esa jornada, las fuerzas políticas tendrán otros 15 días para perfilar las posibles alianzas, ya que el nuevo Parlamento federal se constituirá el martes 18 de octubre y, un día después, está prevista la sesión para elegir al nuevo canciller.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>