Los socialistas presentan el nuevo sistema electoral para Cataluña ¿por qué no es bueno para España?

Por primera vez en la política catalana postmoderna se ha tomado un compromiso teórico con la confección de una nueva ley elector…

Por primera vez en la política catalana postmoderna se ha tomado un compromiso teórico con la confección de una nueva ley electoral. El anuncio lo realizaron las formaciones más votadas en las últimas elecciones: PSC y CiU. Por primera vez, ambas fuerzas políticas han hablado de la aplicación de un sistema inspirado en el alemán para mejorar la representatividad del electorado. Anteriormente se intentaron diferentes acuerdos pero ninguno llegó a buen puerto.

Desde 1980 Cataluña se rige por un decreto que regula el sistema de elecciones ya que no tiene una ley electoral propia, es la única comunidad en España que carece de norma al respecto. Ahora, las principales fuerzas políticas catalanas han tomado el compromiso de, en tres meses, proyectar una nueva ley que se ha querido vender como cercana a la actual ley electoral alemana.
Las conversaciones parecen estar avanzadas y aunque los socialistas catalanes parecen estar satisfechos con los resultados conseguidos, CiU mantiene discrepancias respecto al peso que debería tener el área metropolitana de Barcelona. PSC mantiene una postura que otorgaría una mayor importancia a esta área, mientras que CiU cree que de esa forma se marginaría la zona rural. ERC también se ha mostrado receloso de la propuesta mientras que PP, ICV y Ciutadans la ven con buenos ojos.
El grupo de Montilla propone que Barcelona se divida en diez distritos y el resto de comarcas catalanas –cuarenta y cuatro- sumen, a su vez, cuarenta y cuatro distritos más. Además, a éstos habría que sumar diez distritos más que constituirían las grandes ciudades del área metropolitana. Esto sumaría 20 distritos del área metropolitana donde los socialistas tienen más peso político de un total de 64, es decir un 31,25%. Como el voto a la lista –de los dos que debería depositar el electorado- es proporcional el peso del área metropolitana volvería a tener más peso reduciendo todavía más el peso del resto de comarcas.
El modelo presentado por Montilla tampoco ha gustado a ERC que ve como se sobrevalora el área de Barcelona respecto al resto de Cataluña. Convergentes y republicanos saben que cuentan con más apoyos lejos de los grandes núcleos urbanos. Por ello la ponente de Esquerra, Anna Simó, lamentó que “esta ley precisa el apoyo de dos tercios del Parlament y así no lo lograremos”. Por su parte, el convergente Lluís Corominas criticó que “priman dos veces el área metropolitana, por lista y por distrito”.
¿Por qué no en el resto de España?
La pregunta que este panorama electoral catalán plantea es por qué los socialistas no han impulsado este sistema electoral en todo el territorio español. ¿Lo que se propone para Cataluña no es bueno para España? Es evidente que los recelos que levanta este sistema se debe a que el sistema de listas cerradas permite el voto cautivo y el elector no tiene la libertad de votar a un representante diferente del partido político al que vota habitualmente.
¿En qué consiste el sistema alemán?
En el modelo alemán el votante tiene dos votos: con uno elige el diputado de su circunscripción y con el otro a la formación política que quiere que le represente en la Bundesrat. Esta doble lista sirve para elegir a los 598 diputados del hemiciclo alemán. El país queda dividido en 299 distritos electorales de los que se escogen 299 diputados a través de la elección nominal o directa. Quien gana obtiene el escaño aunque no tenga mayoría absoluta en su circunscripción.
El segundo voto va dirigido a las candidaturas de las diferentes formaciones políticas que se han presentado en el ámbito de cada estado federal. Esta segunda lista marca el número de escaños que cada partido sacará del total de 598 teniendo en cuenta que los 299 diputados elegidos uninominalmente van restando escaños de sus respectivas formaciones.
Acción por la democracia: un paso delante de la ciudadanía
Este sistema es el que viene reclamando la asociación Acción por la Democracia. Una asociación que entre sus idearios está la sensibilización de la sociedad catalana sobre la necesidad de la elección directa de los diputados. Este sistema que propone que los votantes escojan a sus representantes por circunscripción está ligado al condicionante de la Constitución. La Carta Magna reclama que el sistema sea proporcional por lo la propuesta para solucionar esta salvedad es que la Cámara esté compuesta por la mitad de sus representantes elegidos bajo voto directo y la otra mitad bajo la fórmula tradicional de listas cerradas.
La propuesta de Acción por la Democracia se basa en dos principios:
La elección directa de diputados y ediles. Como mínimo el 50% de la Cámara debería estar elegida por este sistema a través de circunscripciones personales, teniendo en cuenta el marco de proporcionalidad definido en la Constitución española.
El establecimiento de unas obligaciones de los elegidos con respecto a sus electores en materia de información y de justificación de su voto parlamentario. Así como la existencia de una comunicación regular y sostenible con sus electores.
Noticias relacionadas:
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>