Los Tedax desactivan un artefacto explosivo en la catedral de la Almudena

Los Tedax han desactivado este jueves, 7 de febrero, un artefacto explosivo con 200 gramos de pólvora, un kilo de clavos a modo de metralla y u…

Los Tedax han desactivado este jueves, 7 de febrero, un artefacto explosivo con 200 gramos de pólvora, un kilo de clavos a modo de metralla y un detonador en un confesionario de la catedral de la Almudena de Madrid.

El artefacto fue hallado por un sacerdote del templo que avisó a la Policía alrededor de las 13.20 horas. Los Tedax lo desactivaron si que se produjeran heridos. Fuentes policiales señalaron que se trataba de un artefacto de baja intensidad, con lo que hubiese provocado escasos daños de haber estallado.

La catedral está actualmente en un proceso de instalación de un protocolo de seguridad para grandes eventos, pero no había cámaras funcionando en el interior del templo en el momento en el que alguien colocó el artefacto explosivo.

¿Obra de un grupo radical anarquista?

"Cámaras internas de momento no, hay un protocolo de seguridad que se está haciendo, se está justamente poniendo para los grandes momentos, pero cámaras en lo que es la zona del templo en este momento no estaban funcionando", explicó el canónigo de la catedral Jesús Junquera en declaraciones a los medios de comunicación.

Las primeras hipótesis de fuentes de la investigación apuntan a un grupo radical anarquista, si bien no se descarta la posibilidad de que se tratase de un "desequilibrado" que actuase en solitario.

La Policía lleva desde hace tiempo un control sobre diversos grupos anarquistas y antisistema radicales dispuestos a aprovechar la crisis para actuar con actos violentos.

Según han detectado los expertos en Información de la Policía, este tipo de movimientos extremistas buscan organizarse mediante la realización de las llamadas acciones directas y la localización de nuevos objetivos.

Paquete bomba contra un sacerdote

Este suceso se ha producido después de que hace casi un mes un paquete bomba que iba dirigido a un sacerdote de la Legión de Cristo estallara en la oficina de Correos de Madrid.

El paquete explotó cuando estaba siendo manipulado por los trabajadores. El destinatario era un sacerdote afincado en un colegio de los Legionarios de Cristo en Madrid.

Había llegado a primera hora de la mañana desde el aeropuerto de Barcelona hasta Madrid y reventó cuando una funcionaria de Correos lo depositó en un cesto metálico junto a otros paquetes.

La trabajadora resultó levemente afectada en los oídos, aunque si le hubiera estallado en las manos podría haber sufrido heridas de consideración, según manifestaron fuentes policiales.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>