Los totalitarismos

El último superviviente de la guardia más cercana a Hitler, que abandonó el Führerbunker el día que el Ejércit…

El último superviviente de la guardia más cercana a Hitler, que abandonó el Führerbunker el día que el Ejército Rojo tomó la capital ruinosa del Tercer Reich, aporta datos interesantes dentro de la psicología de este personaje del que describiré en breves retazos su obra y la de sus seguidores, que fundan un nacionalsocialismo radical.

Hombre solitario de temperamento cruel e implacable, personalmente presentaba un gran odio a los judíos y a los homosexuales, a los que automáticamente remitía a los campos de concentración junto a todos los que se oponían a su nacionalismo totalitario, corrupto, violento y cruel, contando con numerosos seguidores jóvenes que formaban la juventud del Reich.

Curiosamente, en público nunca hablaba de sus campos de concentración pero en los lugares del gran holocausto murieron más de 6 millones de personas. Su final fue muy triste pues, viéndose asediado y con Berlín tomado, decidió poner fin a su vida mediante su propia pistola. Así finaliza esta espantosa historia confirmándose una vez más que el final de todos los tiranos es la muerte violenta.

Este es el peligro de cualquier totalitarismo, que en estos momentos rebrota por distintas naciones del mundo donde, olvidando o ignorando la historia, se vive condenado a repetirla y amenazan nuevos campos y gulags donde la dignidad de la persona es ignorada. Defender la libertad, el respeto y la tolerancia, también entre nosotros, y en los diversos ámbitos, la familia, la educación, opción religiosa e ideológica, son ejercicios preventivos, hoy insoslayables.

Hazte socio

También te puede gustar