Lula “roba” a Zapatero el liderazgo de la “alianza de civilizaciones”

Unos 60 ministros y más de 800 empresarios de 22 países de la Liga Árabe y de 12 latinoamericanos se reunieron este martes en Brasilia en lo que el mi…

Unos 60 ministros y más de 800 empresarios de 22 países de la Liga Árabe y de 12 latinoamericanos se reunieron este martes en Brasilia en lo que el ministro brasileño de Asuntos Exteriores, Celso Amorim, ya ha bautizado como la primera experiencia de la “alianza de civilizaciones”. Pero curiosamente, no estuvo presente en la cumbre ningún representante del Gobierno español, a pesar de que fue precisamente José Luis Rodríguez Zapatero el primer mandatario del mundo que habló de la creación de este foro internacional. Lo hizo concretamente en octubre de 2004 durante su primera intervención ante la Asamblea Plenaria de las Naciones Unidas. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recordó que llevaba tiempo luchando por la celebración de esta reunión política y económica entre las dos principales áreas del sur del mundo. No se sabe si Zapatero no ha sido invitado o si no ha querido estar representado, pero está claro que Lula, a pesar de su teórica sintonía ideológica con el ejecutivo español, se ha apropiado del liderazgo de la tan proclamada “alianza de civilizaciones”.

 

Lula da Silva subrayó, antes de empezar la cumbre, que “América latina siempre ha tenido intensas relaciones con Europa y Estados Unidos, así como también recientemente con Japón, pero más bien escasas con los países árabes”. Fuentes diplomáticas brasileñas explicaron a la agencia ASSOCIATED FRANCE PRESS (AFP) que Washington ha presionado a varios países para que no participen en la reunión y que, en el caso de Colombia y Túnez, se habría salido con la suya. Al margen de esta incidencia, cabe destacar que estuvo presente por primera vez el nuevo presidente de Irak, Jalal Talabani. Tampoco faltó el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Abú Mazen. A pesar de las recomendaciones iniciales del presidente brasileño en las que pedía “paciencia” ante el proceso de Paz de Oriente Medio, está previsto que salga de la cumbre un documento de apoyo a la causa palestina. Los mandatarios también han trabajado para dar forma a compromisos de tipo económico y comercial.

 

La organización de esta reunión internacional “de civilizaciones”, sin embargo, ha tenido que hacer frente a las posiciones críticas mostradas por los gobiernos de Estados Unidos e Israel. “No son temas que nos preocupen, aunque me habría gustado una participación árabe más fuerte”, explicó el secretario de la Liga Árabe, Amr Mussa, al ser preguntado por esta cuestión. De momento, lo cierto es que, además de la ausencia de España, Estados Unidos e Israel, la cumbre queda muy lejos de la perspectiva anunciada por Zapatero el pasado mes de septiembre, que no era otra que la de reunir a la mayoría de los países de la ONU.

 

Entre otros datos económicos, la cumbre analizó el hecho de que, en 2004, las exportaciones e importaciones entre Brasil y los países árabes superaron los 8.000 millones de dólares, lo que supone un aumento del 50 por ciento con respecto al año anterior. La cumbre, que ha sido pensada para que tenga una periodicidad anual, tiene también entre sus objetivos conseguir acuerdos comerciales importantes y fijar posiciones comunes de contenido político. Por otro lado, los presidentes de Argentina y Venezuela, Néstor Kirchner y Hugo Chávez, tenían previsto aprovechar la reunión para discutir también sobre el MERCOSUR, el mercado común latinoamericano del llamado “cono sur” del continente.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>