Madrid acoje la feria de los vientres de alquiler

Ha indignado a diferentes colectivos: la Fiscalía abrió diligencias para estudiar la solicitud de estas entidades de suspensión cautelar de la feria, pero el viernes las archivó, al entender que no procede actuar de forma anticipada ante el tipo de delito que se podría cometer en la misma

La feria Surrofair de promoción de los vientres de alquiler (capciosamente llamados “gestación subrogada”) que se celebró este fin de semana pasado en Madrid ha indignado a diferentes colectivos. Uno de ellos son las organizaciones feministas y colectivos LGTB que consideran que se cosifica a la mujer poniendo su cuerpo al servicio de un negocio.

Hubo concentraciones frente al hotel donde tuvo lugar el evento (el segundo reservado, ya que el primero canceló la reserva ante la polémica suscitada).

La Fiscalía abrió diligencias para estudiar la solicitud de estas entidades de suspensión cautelar de la feria, pero el viernes las archivó, al entender que no procede actuar de forma anticipada ante el tipo de delito que se podría cometer en la misma.

La concentración, organizada por la Red Estatal contra el Alquiler de Vientres, se desarrolló bajo el lema ‘No compres bebés’, ‘No explotes mujeres’ y ‘No somos vasijas’.

Frente a ellas, parejas como esta: “Perdí el útero y vengo aquí a informarme y después decidir”. Este es uno de los motivos que han llevado a parejas de toda España a acudir a Surrofair, aunque es una práctica prohibida en España.

Los asistentes a este evento también han reivindicado que en España se reconozca el “derecho” a la gestación subrogada. “Que no sea una mercadería, que sea dar una oportunidad a los padres que no pueden tener hijos y quizá también una oportunidad a una madre que sea madre ya y que quiera ceder el útero para poder engendrar un hijo”.

590de74e750c4

Unas palabras estas que se han encontrado con la oposición del centenar de mujeres de la Red Estatal contra el Alquiler de Vientres, entre ellas, su portavoz, Alicia Miyares, quien califica Surrofair de “feria de úteros” donde se está “comercializando” con el cuerpo de las mujeres y de los menores. “El límite de la libertad está en que los seres humanos no están en venta, y esto sonrojaría a cualquiera si en vez de ser una feria de úteros fuera de riñones y se traficara con ellos. Pero aquí –añade– estamos hablando de la libertad para vender a personas, para someter a una mujer a un embarazo y a un parto y para que ceda a su hijo a terceras personas”.

Miyares ha manifestado también una rotunda oposición a la regulación en España de los vientres de alquiler: “Al decir que quieren una regulación altruista es una trampa que permite la salida al mercado reproductivo internacional y acorta los problemas que tienen para registrar a esos niños. Es una trampa y es un subterfugio”.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    ¿Porque no ha actuado el Fiscal general del Estado?, ante el atropello a la ley que prohibe, “la maternidad subrogada”, perpetrada por los organizadores de la llamada “Feria” organizada por una empresa llamada Surrofair. ¿En este país se puede hacer todo, aunque esté prohibido por la ley aquello que se promueve?

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>