Maragall cede ante las exigencias del PSC y no anuncia cambios

No habrá cambios en el Gobierno catalán, al menos de momento. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, dio este martes marcha atrás en su pr…

Forum Libertas

No habrá cambios en el Gobierno catalán, al menos de momento. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, dio este martes marcha atrás en su pretensión de remodelar su gabinete, justo un día después de que el Partido Socialista de Cataluña (PSC) hiciese pública una declaración en la que mostraba su total oposición a cualquier relevo en las consejerías. Algo muy parecido le habían indicado los otros dos socios en el Ejecutivo: Esquerra Republicana e Iniciativa-Verds. En una intensa mañana, este martes se decidió el aplazamiento de la crisis. Maragall reunió a su Consejo Ejecutivo a primera hora y, en su discurso de apertura del debate parlamentario de Política General, reconoció que “las circunstancias que se han producido” al conocerse el intento “no son las más adecuadas para llevarla a cabo en condiciones apropiadas”. Y añadió que no actuaría responsablemente si no hubiese tenido en cuenta el desacuerdo del tripartito.

 

De todas formas, Maragall calificó de “necesaria” la remodelación y recordó que se trata de “una prerrogativa del presidente de la Generalitat”. En este sentido, aseguró que “nadie puede poner en duda” de que es él mismo “quien tiene más elementos para valorar” la necesidad de llevar a cabo los cambios en el Ejecutivo. Tras reiterar que el asunto es “ineludible”, explicó que en los próximos días abrirá una ronda de contactos con PSC, ERC e ICV-EA, con el objetivo de valorar lo que se puede hacer, eso sí, “con la discreción necesaria para garantizar su eficiencia”, así como “con tiempo y serenidad para afrontar el reto de mejorar el Gobierno de cara a la segunda mitad de la legislatura”. El presidente catalán hizo estas afirmaciones durante tres minutos y al principio de su discurso con el que, minutos antes de las 12 del mediodía, se abría el Debate de Política General en el Parlamento autonómico.

 

Cabe destacar, por otro lado, que EL PERIÓDICO, único rotativo de la prensa española que pronosticaba para este martes un pacto que permitiría remodelar la Generalitat y presentaba los hechos con absoluta normalidad, parecía caer del guindo en su edición del 18 de octubre. “Los tres partidos del Gobierno dejan a Maragall solo” y “el PSC, ERC e ICV se oponen a cambiar consejeros”, reconocía el diario en su última portada. Por tanto, EL PERIÓDICO se vio obligado este martes a cambiar su línea y admitir la evidencia de los hechos. En el resto de periódicos, aparecía de forma destacada el distanciamiento entre Maragall y José Montilla, máximos responsables del socialismo catalán, por el mismo motivo.

 

Todo empezó el viernes por la mañana, cuando el presidente de la Generalitat presentó al consejero primero, Josep Bargalló (ERC), su proyecto de remodelación. Lo hizo como algo ya decidido, pero lógicamente no fue bien recibido por su compañero y socio de Gobierno, quien le emplazó a hablar con el presidente republicano, Josep-Lluís Carod Rovira. Maragall y el máximo dirigente de ERC se reunieron dos veces el mismo viernes, pero no hubo ningún acuerdo. Montilla conoció los planes de Maragall el viernes por la noche cuando se los reveló el secretario general de ERC, Joan Puigcercós. Al parecer, en esa conversación, el ministro y primer secretario del PSC llegó a comentar que los socialistas ya habían tenido que tragarse un proyecto de Estatuto que no les satisfacía totalmente y que, ahora, no podían aceptar cambios en el Ejecutivo autonómico. En las horas posteriores, Montilla habría reprochado al presidente de la Generalitat que no le haya consultado su decisión.

 

Defensa del Estatuto en tono triunfalista

 

Por otro lado, en cuanto al contenido político del discurso de Maragall, cabe destacar que el presidente habló de sus grandes prioridades, especialmente la seguridad, la inmigración, la políticas sociales y las infraestructuras. Recordó que, en los casi dos años de Gobierno tripartito, se ha demostrado que la mejora del autogobierno era una de las orientaciones de su gabinete. En esta línea, se refirió al nuevo Estatuto aprobado por la cámara catalana el pasado 30 de septiembre, texto que calificó de “propuesta sólida y coherente que hay que defender con firmeza e imprescindible flexibilidad cuando haga falta”.

 

Desde la oposición, además de calificar el discurso de excesivamente triunfalista, se considera lo sucedido una derrota del presidente de la Generalitat. Convergència i Unió asegura que Maragall ha perdido credibilidad y el Partido Popular defiende la vía de la dimisión para salir de la crisis. En el tripartito, la situación se considera superada a la espera de lo que pueda suceder “en las próximas semanas”, de acuerdo con el plazo marcado por el propio Maragall en su discurso parlamentario. El Debate de Política General continúa este miércoles por la mañana con las intervenciones de los grupos parlamentarios.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar