Maragall entregará en Brasil el Premio Catalunya al obispo emérito Pedro Casaldáliga

Pedro Casaldáliga, claretiano catalán y obispo emérito de Sao Félix do Araguaia (Brasil)  valoró el XVIII Premio Internacional Catalunya, concedido es…

Pedro Casaldáliga, claretiano catalán y obispo emérito de Sao Félix do Araguaia (Brasil)  valoró el XVIII Premio Internacional Catalunya, concedido este jueves 2 de marzo, como un reconocimiento ‘a las causas humanas que defienden los luchadores de toda América Latina’.

"Es un premio colectivo que debemos compartir con todos los militantes sociales de América Latina que están entregados a unas causas muy humanas y evangélicas", declaró a la agencia EFE. El obispo supo del premio por una llamada de Pasqual Maragall, presidente de la Generalitat de Cataluña, quien le explicó que la semana próxima le entregará el premio en persona en Sao Félix do Araguaia, en el Estado de Mato Grosso. Maragall hará un desvío de su viaje planeado a Chile para celebrar este acto.

 
El filósofo Xavier Rubert de Ventós, presidente del premio, reconoció el trabajo del claretiano "por su meritoria tarea entre los más desvalidos, especialmente entre los indígenas y los sin tierra".
.
El premio lo otorga la Generalitat a personalidades que difunden valores culturales, científicos y humanos: Casaldáliga ha "desbancado" en esta edición a candidatos como el escritor hispano-peruano Mario Vargas Llosa, el español Miguel Delibes y el lingüista estadounidense Noam Chomsky.
 
Entre los reconocimientos recibidos, está el del dirigente de CiU, Artur Mas, al destacar que Casaldàliga es "un referente para muchos cristianos" y para buena parte de las entidades y ONG "dedicadas a la construcción de un mundo más justo y solidario".

Casaldáliga, vinculado a la Teología de la Liberación, nació en Balsareny (Barcelona) hace 78 años. Llegó al Mato Grosso en 1968 y fue ordenado obispo en 1971. Por su alineación junto a movimientos de denuncia social y defensa de los más pobres recibió amenazas de muerte y presiones de sectores económicamente poderosos.

Ya emérito, continua en su antigua diócesis trabajando con los pobres. "El Parkinson, la presión alta y otros problemitas de salud me obligan a estar un poco más quieto, pero desde donde estamos siempre podemos abrazar al mundo con esperanza y ayudar a los más pobres, la causa más evangélica de todas", declaraba estos días a las agencias.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>