Martínez Camino: “los políticos católicos no pueden dar su voto a leyes contrarias a la vida”

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, ha explicado que los políticos ca…

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, ha explicado que los políticos católicos “no pueden aprobar ni dar su voto” a las leyes como la que plantea el Gobierno socialista a favor del aborto y contra la vida. Además, el prelado ha puesto énfasis en que los que los que apoyen leyes que van en contra de la vida estarán en una “situación objetiva de pecado”.

Martínez Camino ha afirmado durante el primer encuentro de los Desayunos Informativos del CEU que la afirmación “quitar la vida a un inocente” no puede ser legítima y que quien afirme esto se encontrará “en contradicción con la ley Divina y católica”.
En sus declaraciones el obispo ha dicho que “todos tenemos derecho” a la vida y que el Estado “debe proteger el más fundamental de los derechos” ya que “abortar no es curar porque el embarazo no es una enfermedad”. Además, ha recordado que “el Estado no puede imponer una moral a todos, ni aunque fuese la católica”.
En línea con la Doctrina Social de la Iglesia
Lo que ha manifestado Martínez Camino es lo único que puede decir la Iglesia al respecto y es que las personas que colaboren con el aborto son objeto de excomunión, según indica la Doctrina Social de la Iglesia (DSI).
El punto 2272 del Catecismo de la Iglesia dice textualmente:
“La cooperación formal a un aborto constituye una falta grave. La Iglesia sanciona con pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana. ‘Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae’, es decir, ‘de modo que incurre ipso facto en ella quien comete el delito’, en las condiciones previstas por el Derecho. Con esto la Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad”.
Respecto a los políticos que votan una ley favorable al aborto no están excomulgados, sino que son pecadores públicos y se les debe retirar la comunión (que es distinto). Así lo recoge la doctrina católica:
1/ Congregación para la Doctrina de la Fe, 1974
«Un cristiano no puede conformarse a una ley que en sí es inmoral; tal es el caso de una ley que admita la licitud del aborto. Tampoco puede participar en una campaña de propaganda de una ley, ni votar por ella. Más aún, no puede colaborar en su aplicación».

2/ Congregación para la Doctrina de la Fe, 2002
Los católicos «tienen la precisa obligación de oponerse a toda ley que atente contra la vida humana» (…) «No pueden participar en campañas de opinión a favor de semejantes leyes, y a ninguno de ellos les está permitido apoyarlas con el propio voto».

3/ Congregación para la doctrina de la fe, 2004
A «un político católico», cuya «cooperación formal se hace manifiesta» mediante «campaña consistente y voto por leyes permisivas de aborto y eutanasia» no se le puede dejar comulgar «hasta que acabe con su situación objetiva de pecado».
Por lo tanto el secretario de los obispos españoles se limita a recordar lo que ha de cumplir una persona que se diga cristiana y que se adscriba al Magisterio católico. Camino sólo recuerda la congruencia de una condición y unos actos y la incongruencia de apoyar públicamente el aborto y adscribirse a la doctrina católica.
Urkullu no seve como“pecador público”
El máximo dirigente del Partido Nacionalista Vasco, Iñigo Urkullu, gracias al cual el PSOE pretende aprobar la reforma de la ley del aborto en la cámara de los diputados se ha defendido de las palabras de Martínez Camino afirmando que no se siente “un pecador público”.
Como "cristiano", Urkullu se ha preguntado en declaraciones a Televisión Española si el portavoz eclesiástico realmente "representa a todos los obispos y sacerdotes de la iglesia" y si "la Iglesia Católica en el estado español vive en el siglo XXI, ante la realidad social que nos afecta". "Desde mi práctica religiosa yo no me veo afectado por lo que haya dicho Martínez Camino", ha sentenciado. Por ello, ha calificado de "paradoja" estas posturas "ante una ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo". Cabría recordar al político vasco lo que apunta la DSI sobre este aspecto.
El Partido Nacionalista Vasco (PNV), otrora partido de inspiración cristiana, ya anunció que votaría, en un gesto insólito, a favor de la nueva ley del aborto. De esta forma la formación democrática está traicionando su ideario fundacional y ayuda a José Luis Rodríguez Zapatero en un momento en que su Gobierno está falto de apoyos en la cámara del Congreso.
Tras dar su ‘sí’ a los Presupuestos del Estado por contraprestaciones pactadas, el PNV se volvió a la negociación de sus posiciones más esenciales por contraprestaciones, en un tema que entra en conflicto con la propia razón de su existencia.
Noticias relacionadas:
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>