Más de un millón de fieles llegaron a Roma por el Año Santo

El Vaticano registró 1,3 millón de peregrinos de múltiples países en los primeros dos meses del año jubilar. Desde la Santa Sede señalan que el éxito no se mide por los números sino que busca tocar los corazones y las mentes

Monseñor Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, y monseñor Graham Bell, subsecretario del mismo dicasterio, presentaron en la Oficina de Prensa de la Santa Sede dos iniciativas vinculadas con el Año Jubilar: el envío de los Misioneros de la Misericordia y la traslación temporal a Roma de las reliquias de san Pío de Pietrelcina y de san Leopoldo Mandic.

Han pasado casi dos meses desde que el papa Francisco abrió la Puerta Santa de San Pedro -dijo el arzobispo Fisichella-. En este lapso, las Puertas de la Misericordia se abrieron en todo el mundo. La increíble participación de gente registrada en estos actos permite verificar cuánto la intuición del Jubileo Extraordinario por parte del papa Francisco correspondía a una genuina expectativa del pueblo de Dios, el cual recibió con alegría y entusiasmo este acontecimiento de gracia. Este Jubileo se está viviendo intensamente en todo el mundo y cada Iglesia local está organizando este tiempo de gracia como una forma genuina de renovación de la Iglesia y como un momento particular de nueva evangelización”, afirmó el prelado.

“Cada día recibimos miles de fotos y documentación de todo el mundo que atestiguan el compromiso y la fe de los creyentes –prosiguió monseñor Fisichella-. Todo esto no ha impedido que también en Roma, durante este período, los peregrinos hayan llegado en buen número.

Según los datos que tenemos hasta la fecha participaron de los actos jubilares 1.392.000 personas. Un dato interesante es que el 40% de las participaciones proviene del exterior, en particular son de lengua española y francesa; de todas formas, hemos registrado también peregrinos de Bangladesh, Hong Kong, Corea, Kenia, Mozambique, El Salvador, Nueva Zelanda, Argentina, México, Islas Fidji, Rusia, Bielorusia, Seychelles, Sri Lanka, Costa de Marfil, Chad, Kuwait, Estados Unidos, Albania, etc.

Asimismo el prelado subrayó que no es este el criterio para juzgar el éxito o no del Jubileo. Un Año Santo va más allá de los números y lo que busca es tocar el corazón y la mente de las personas para ayudarlas a comprender el grande amor con el cual Dios se hace presente en su vida cotidiana. Es un tiempo para revisar nuestra vida de fe y comprender si somos capaces de aquella conversión y renovación que provienen justamente del saber mirar fijamente lo esencial. En todo caso, un balance general no se puede hacer pasados dos meses, sino al final. Cualquier otra consideración es, por el momento, parcial, provisional y no merece especial atención”.

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>