Matizada, sí; pero, tristemente, victoria gubernamental.

Considero que sus conclusiones son demasiado optimistas. Es cierto lo que dice con respecto a las consideraciones referidas al alcance de la sentenci…

Forum Libertas

Considero que sus conclusiones son demasiado optimistas.

Es cierto lo que dice con respecto a las consideraciones referidas al alcance de la sentencia a tenor de lo poco publicado hasta ahora, pero no es menos cierto que la apreciación de tales consideraciones conlleva un análisis detallado, pausado y riguroso, cosa que no suele hacerse, evidentemente, por la mayoría de la población.

Lo que llega a la opinión pública a través de la información (?) de la gran mayoría de medios de comunicación es la deslegitimación del recurso a la objeción de conciencia por parte de los padres de alumnos,-o de estos en su caso-, ante las materias englobadas en EpC.

Esto en su versión más aséptica, puesto que los medios mayoritarios se encargan de transmitir la imagen de que una vez más se pone freno a las posiciones promovidas por los sectores más retrógrados de la sociedad, contrarios como siempre a las más elementales medidas de progreso, integración, cohesión social y respeto a la diversidad, que desde la intolerancia pretenden imponer sus criterios morales minoritarios, socavando la autoridad y llamando a la desobediencia civil y la insumisión ciudadana.

Es lamentable pero es así, y no reconocerlo es ver lo que uno desearía y no lo que realmente hay. Lo que de hecho ocurrirá es que las asignaturas se seguirán impartiendo, y lo harán en el marco de la ambigüedad establecida en los decretos que las regulan, en la que todo vale, siendo muy dificl demostrar el adoctrinamiento ideológico.

Y más dificil será que los padres tomen la iniciativa de denunciar los posibles abusos ante la Administración o ante los tribunales, teniendo escasa repercusión por referirse a casos particulares aislados, y a la demora en las resoluciones judiciales firmes correspondientes, en el caso de que fueran favorables.

Por tanto no les faltan razones a los miembros del Gobierno para festejar la resolución judicial, ni a los medios de comunicación afines,-la gran mayoría de los más influyentes-, para transmitir a su manera el contenido de la misma.

Al final habrá EpC, no se admitirá la objeción de conciencia a la misma, y sus promotores quedan una vez más deslegitimados socialmente. Esto en los centros docentes estatales, la gran mayoría.

Porque en los centros de iniciativa no estatal, sean o no concertados, y con ideario educativo propio, como es el caso de los centros católicos,-previo pacto con la FERE-, los contenidos de las asignaturas de EpC se "adaptaron" a dicho ideario, lo cual a mi juicio no deja de ser una forma sutil de sumisión ideológica que considero penosa y triste, una especie de nadar y guardar la ropa, dejando abandonados a su suerte a los alumnos y padres de centros estatales, donde no se admite tal "adaptación" de contenidos.

Hazte socio

También te puede gustar