Matrimonio homosexual: El PP presenta finalmente veto en el Senado

El grupo del Partido Popular en el Senado, que tiene 126 escaños y está sólo a 4 de la mayoría absoluta, anunció este lunes la presentación de una pro…

El grupo del Partido Popular en el Senado, que tiene 126 escaños y está sólo a 4 de la mayoría absoluta, anunció este lunes la presentación de una propuesta de veto al proyecto de reforma del Código Civil que legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo. El PP acabó despejando la principal incógnita justo cuando faltaban pocas horas para el final del plazo de presentación de enmiendas. Habrá finalmente, pues, dos vetos: el de Convergència i Unió, presentado por el senador de Unió Jordi Casas, y éste del PP. Se votarán sucesivamente, y por orden de presentación, en el pleno previsto para la semana del 20 al 24 de junio. Si prospera el de la federación nacionalista catalana, que ocupará el primer punto del Orden del Día, ya no sería necesario votar el otro y, por tanto, tampoco habría debate de enmiendas parciales. Lógicamente sucedería lo mismo si prospera el del grupo popular, aunque éste sólo se votaría si fracasa el de CIU.

 

Además del veto, y como también es habitual en estos casos, los populares presentaron una serie de enmiendas parciales por si falla este instrumento. Según fuentes del grupo consultadas por ForumLibertas.com, “no está del todo claro” que el veto vaya a prosperar, ya que se necesitan 130 votos tanto si están todos lo senadores como si no. En el momento de cerrar esta edición de nuestro periódico, se estaban ultimando las enmiendas parciales presentadas por el PP, que reiteró el mismo lunes sus condiciones para un hipotético acuerdo con el resto de fuerzas políticas. Son éstas: que se cambie la denominación de “matrimonio” por otro concepto, que no se permita adoptar a las parejas del mismo sexo y que se incluya la objeción de conciencia para concejales y cargos públicos. Entre las enmiendas, los populares dan especial importancia a una de ellas que, además de contemplar la objeción de conciencia, propone un retraso de seis meses en la entrada en vigor de la ley.

 

En cualquier caso, mientras se resuelven posibles contactos entre los diversos grupos para negociar un posible texto modificado, el veto seguirá su curso. Pero se necesitan los 130 apoyos sobre el total de 259 escaños, lo cual pone sobre todo en manos del PP la posibilidad de que el rechazo total prospere. Si se ausentan uno o varios de los 126 senadores populares, es mucho más difícil que salga adelante. Por eso las campañas cívicas en marcha desde hace varias semanas verían, como su principal clave para el éxito, el hecho de que no falle ninguno de estos parlamentarios. A partir de ahí, sólo se necesitarían 4 apoyos más, que saldrán fácilmente entre el senador de Unió Jordi Casas, cuya presencia está asegurada al ser el autor de una de las propuestas de veto, y parlamentarios de Convergència (5 sobre los 6 de CIU), del PNV (7) y de Coalición Canaria (4).

 

En esta todavía joven legislatura, el Partido Popular ha demostrado que, con la fuerza que tiene a sólo 4 senadores de la mayoría absoluta, puede vetar proyectos gubernamentales, aunque éstos luego salgan igualmente adelante por la mayoría de izquierdas que tiene el Congreso. Por ejemplo, el PP consiguió vetar los Presupuestos Generales del Estado de 2005 y, más recientemente, el veto en el debate de la Comisión de Industria sobre la Ley de Televisión Digital Terrestre (TDT), un texto que, en este caso, está todavía pendiente del Pleno final. Ello significa que, cuando quiere, el principal grupo de la oposición veta iniciativas de sus adversarios. La incógnita que queda es si, con el matrimonio homosexual, existe de verdad ese interés.

 

El divorcio, la cruz

 

Lo que ya está más claro, por otro lado, es que el PP no presentará ningún veto al proyecto de reforma de la ley del divorcio de 1981, un texto que, entre otras cosas, suprime la separación previa como requisito para la ruptura matrimonial. Como ya adelantó ForumLibertas.com el pasado jueves 19 de mayo, los populares están “de acuerdo en el fondo” con esta iniciativa, que puede ayudar, según esta fuerza política, “a mejorar un servicio a los ciudadanos”. Ya lo demostraron en la votación del Congreso el pasado 21 de abril, al abstenerse y presentar enmiendas. Este lunes, cuando también finalizaba el plazo para presentar enmiendas en la Cámara Alta, el PP confirmó que se limita a proponer algunas modificaciones, con el objetivo de “buscar un acuerdo y no votar en contra”.

 

Cabe recordar que, con el divorcio exprés, el PP une su actitud a la del Gobierno a la hora de ignorar completamente un reciente informe del Consejo General del Poder Judicial, que concluye, tras analizar el contexto jurídico europeo, que “ninguno de los países analizados admite la voluntad unilateral de uno de los esposos sin causa alguna o sin un plazo de reflexión”. El órgano de la judicatura española asegura, además que el proyecto gubernamental contempla la instauración de “una figura que sólo se encuentra en la tradición musulmana: el repudio”.

 

Con estos movimientos políticos, todo apunta a una aprobación del divorcio exprés también en el Senado, y además prácticamente sin votos en contra, a pesar de los numerosos pronunciamientos contrarios expresados desde la sociedad civil, concretamente el Foro Español de la Familia y la Conferencia Episcopal Española, entre otros colectivos, y desde instituciones del Estado. El PP está promoviendo, con su actitud, una grave anomalía representativa, ya que una gran parte de sus electores, muchos de ellos católicos, no están de acuerdo con una reforma que incrementará las rupturas familiares. Esta previsión, por mucho que el Gobierno intente presentarla en clave positiva, nunca puede ser buena.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>