El ‘matrimonio’ homosexual no es un derecho: la noticia que los medios han querido olvidar

La Corte Europea de Derechos Humanos realizó una sentencia histórica que dejaba en la potestad de los estados legalizarlo o no, negando así que fuera un derecho, ¿por qué se ha silenciado?

El caso que fue llevado ante la Corte Europea de Derechos Humanos y motivó una sentencia histórica, nos referimos al caso Chapin y Charpentier contra Francia, en que una pareja homosexual se casó por un ayuntamiento menor, pese a que en ese momento, el Código Civil francés solo admitía el matrimonio entre hombre y mujer.

El Estado pidió y obtuvo la nulidad del matrimonio. Los afectados acudieron a la Corte Europea alegando discriminación por no reconocerse su derecho a casarse y el derecho de decidir sobre su vida privada y reclaman la aplicación de los artículos 12 y 14 de la Convención Europea de Derechos Humanos.

Dichos artículos dicen que “a partir de la edad núbil, el hombre y la mujer tienen el derecho de casarse y de fundar una familia según las leyes nacionales que regulan el ejercicio de ese derecho” y que el ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención debe garantizarse sin distinción alguna fundada en sexo, raza, color, etc.

La Corte resuelve que en el caso no se da la discriminación alegada porque aunque el Código Civil francés, a la fecha del acto, solo admitía el matrimonio entre hombre y mujer, lo cierto es que tenía y tiene otras instituciones jurídicas, como el concubinato y el contrato o pacto civil de solidaridad, que les permite regular jurídicamente una convivencia con derechos y obligaciones en alguna medida similares al matrimonio.

La Convención suscrita por los países europeos deja a decisión de cada Estado decidir el reconocimiento jurídico del matrimonio homosexual, producto de las diferencias culturales que existen. Por lo tanto no acepta el matrimonio homosexual como un derecho inalienable al ser humano, sino una decisión política y jurídica de cada país.

Aunque esas consideraciones sociales han variado en los últimos tiempos y varios Estados han incluido en su legislación esa posibilidad, la Corte reitera que la decisión compete exclusivamente a los Estados sin que la Convención los obligue a ello.

La pregunta es, ¿por qué una sentencia tan importante y de tanta relevancia no ha tenido el espacio que merece en los medios de comunicación? ¿Por qué todavía muchos ciudadanos no saben de esta resolución histórica? ¿Son los medios de comunicación los que deben decidir sobre qué informar o es un derecho de los ciudadanos estar informados?

Texto original del fallo de la Corte Europea

La Corte reitera que los Estados permanecen libres, con vista del articulo 14 combinado con el articulo 8 (de la Convención) de limitar el matrimonio solo a las parejas heterosexuales y que gozan de un cierto margen de apreciación para decidir la naturaleza exacta del estatus conferido para los otros modos de reconocimiento jurídico.

Destaca que si al momento de los hechos el matrimonio no estaba autorizado por la ley francesa para los querellantes, aún así ellos podían celebrar un pacto civil de solidaridad previsto por el artículo 515-1 del código civil, que confiere a las partes varios derechos y obligaciones en materia fiscal, patrimonial y social.

Por ello, la situación se distingue de aquellos otros casos donde la Corte sí encontró una violación a los artículos 8 y 14 combinados, a saber el caso precitado (se cita) donde el pacto de vida común solo está reconocido por la ley griega para las parejas de sexo diferente, y el caso (se cita) donde el derecho italiano no prevé ningún modo de reconocimiento jurídico de las parejas del mismo sexo.

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>