Matrimonio y descendencia, vitales para mejorar la Economía y el Estado del Bienestar

Las previsiones de futuro para los pensionistas españoles no son nada halagüeñas. Todo apunta a que a partir del 2020 el sistema de…

Las previsiones de futuro para los pensionistas españoles no son nada halagüeñas. Todo apunta a que a partir del 2020 el sistema de pensiones empezará a tambalearse y hay estudios que auguran, si el Gobierno no aplica un urgente plan de reformas, un auténtico crack para antes del 2050.

Al mismo tiempo, el crecimiento económico español empieza a mostrarse como un espejismo para los expertos, que insisten en la necesidad de corregir el actual desplome de la productividad, el endeudamiento de las familias, la pérdida de competitividad y el incremento del déficit fiscal, las asignaturas pendientes del Ejecutivo de Zapatero.

Ante esta situación, se hacen necesarias iniciativas creativas y que afronten las verdaderas causas de los problemas que amenazan el futuro económico de los españoles. Esto es lo que ha hecho la recientemente creada Fundación para el Desarrollo Humano y Social (FundSocial), quien propone, con su primer informe, la aplicación de 30 medidas concretas para corregir la actual tendencia y garantizar el futuro de las pensiones.

El eje de esas 30 propuestas es la protección y fomento del matrimonio, la paternidad y la descendencia, como salvaguardas del Estado del Bienestar y el buen funcionamiento de la Economía.

Sociedad responsable y solidaria

FundSocial es un a fundación social sin ánimo de lucro, que nace de la iniciativa de un grupo de personas vinculadas al mundo de la empresa y a las profesiones liberales.

Su objetivo principal es el de promover y alcanzar un modelo de sociedad responsable y solidaria con los ciudadanos y ante los poderes públicos.

Los derechos humanos; la libertad religiosa y de pensamiento; el derecho de los padres a escoger para sus hijos el modelo de educación acorde con sus creencias y principios; la defensa de la vida en todas sus fases, así como la del matrimonio y la familia; o la lucha por la abolición de la pobreza, están también entre sus principios fundamentales.

El Patronato de la fundación está compuesto por Ramón Casals Lamarca, Fernando de Salas Moreno, Juan Enrique Fernández-Pedrera Correa, Borja García-Nieto Portabella, Jaume Grego, Joan López Masoliver, Josep Miró Ardèvol, Juan Ignacio Peró Silva, Josep Maria Romances Pujol y José Vila Bassas.

Matrimonio y natalidad, la solución

En su primer estudio hecho público, La prioridad de las infraestructuras sociales: La importancia estratégica del matrimonio, la paternidad y la descendencia para el Estado del Bienestar y el buen funcionamiento de la Economía, esta organización constata la necesidad de que el Estado proteja y fomente el matrimonio y la natalidad si quiere afrontar con perspectivas de éxito el futuro de la Economía y el Estado del Bienestar en España.

Partiendo de la base de que, a medio y largo plazo, el principal problema con que se enfrenta la economía española es el desplome de la productividad, el informe de FundSocial asegura que “nuestro futuro, el bienestar y la prosperidad, serán peores si no se modifican substancialmente los resultados y tendencia de la productividad, que es claramente insuficiente y está en declive”.

Aunque la evolución en inversión tecnológica y la disponibilidad de recursos humanos ha estado creciendo y debería haber afectado positivamente a la productividad, no ha sucedido así, aseguran desde la fundación. Las causas que explican el declive y que han sido absolutamente desatendidas por las administraciones son dos: “el capital social y el efecto natalidad”, dice el documento.

Capital social, no individualizable

El capital social representa un “componente básico para el crecimiento económico. Su especificidad radica en el hecho de que se trata de un capital colectivo no individualizable, producido por las instituciones sociales y las redes que lo generan y fundamentado en la confianza, la participación y la importancia de las redes sociales”, continúa el texto.

El productor primario e insustituible del capital social es el matrimonio generador de descendencia y con capacidad para educarla”, Por tanto, el matrimonio, la paternidad y maternidad, la filiación y fraternidad, el parentesco y su proyección a lo largo del tiempo, la dinastía, son claves para ‘alimentar’ el capital social, añade el estudio de FundSocial.

Natalidad, por debajo de la media

El segundo factor dinamizador del progreso técnico y de la productividad, la natalidad, está en franco declive en España (aunque haya mejorado sensiblemente con la inmigración, se haya en 1,3 niños por mujer).

Sin embargo, “los estudios sobre crecimiento económico ponen de relieve que una tasa de natalidad sensiblemente inferior a la reposición de 2,1 niños por mujer en edad fértil implica una reducción de la productividad total”, según acredita el informe.

Ante esta realidad, FundSocial propone en su informe la aplicación de 30 medidas concretas “dirigidas a remover los principales obstáculos que afectan a las instituciones insustituibles socialmente valiosas ligadas al capital social y a la natalidad”, para corregir la actual tendencia y evitar, así, un futuro sin pensiones.

30 propuestas relacionadas con las instituciones

insustituibles socialmente valiosas

Criterios generales.

1. Los poderes públicos tienen el deber de promover el bienestar. Para lograrlo es necesario propiciar las instituciones insustituibles socialmente valiosas (IISV). Esta intervención no puede ser entendida en términos de coacción que vulneraría la autonomía personal, sino de fomento de las instituciones y actitudes personales que configuran una forma de vida socialmente valiosa.

2. Apoyar formas valiosas de vida que hacen posible instituciones sociales capaces de cumplir con sus fines, no es una cuestión individual sino social. Requiere de una cultura que las reconozca y apoye.

3. Tanto Cataluña como España necesitan políticas sociales y económicas que tomen en consideración el impulso d la natalidad junto con el del capital social. Ambos objetivos para lograrse necesitan situar en el eje de la acción de gobierno el matrimonio, la paternidad, la maternidad, la filiación, la familia y el parentesco, así como la disnatía.

4. Esta acción no debe pretender ser dirigista, todo lo contrario, debe fundamentarse en el principio de subsidiariedad, de forma que aquellas instituciones valiosas e insustituibles de la sociedad civil, puedan desarrollarse en las mejores condiciones posibles. El papel de los poderes públicos es orientar, sobre todo con políticas de fomento, los objetivos socialmente deseables y construir las mejores condiciones para que las instituciones sociales actúen con plena libertad. Así, debe crear buenas condiciones para que las personas puedan casarse con conocimiento de la responsabilidad de sus actos, puedan tener hijos sin que esto represente un acto heroico, reciban ayuda en casos de dificultades intrafamiliares mediante entidades adecuadas, puedan elegir escuela con plena libertad y ésta pueda constituirse y crecer sin limitaciones administrativas, si la demanda así lo hace evidente. Significa otras muchas cosas ejercidas desde la libertad, como que los ciudadanos puedan ayudar a las entidades que crean convenientes, transformando la actual política de subvenciones que restringe la libertad real por otra de desgravaciones a los ciudadanos que ayuden a las escuelas, iglesias y entidades reconocidas en general. Propiciar el fortalecimiento de las IISV significa que existan medios dirigidos a este fin, aplicados desde la libertad de elección de cada persona y cada institución.

5. Este mismo criterio debe aplicarse a las instituciones valiosas e insustituibles de carácter secundario como la escuela, las confesiones religiosas, la empresa y las comunidades de vida basadas en la vecindad, desde el barrio al municipio en su nivel básico.

6. En la medida de su capacidad fiscal, cada administración pública tenderá a sustituir las subvenciones directas por las desgravaciones a todas las instituciones insustituibles socialmente valiosas, así como a las entidades, de acuerdo con sus finalidades. También promover una completa información sobre las mismas que otorgue elementos de juicio a los ciudadanos y empresas antes de hacer sus aportaciones.

7. Con objeto de situar una referencia concreta nos permitimos recomendar el modelo sueco y su “Valfrihetsrevolution”, “La Revolución de la libertad de elección” en materia escolar, sanitaria y de servicios sociales. No se está, como es lógico, proponiendo ninguna aplicación mecánica, sino como factor clave de referencia a partir de la importante realidad que hoy ya existe en las IISV de segundo nivel: escuelas concertadas, mutuas, cooperativas y fundaciones. Cataluña y España necesitan su “Valfrihetsrevolution”.

Propuestas específicas.

Sobre el matrimonio

8. Instamos a adoptar políticas públicas dirigidas a hacer más eficaz el cumplimiento de lo que establece el art. 1 del Código de Familia de Cataluña y el art. 68 del Código Civil en relación al deber de los cónyuges a guardarse fidelidad y asistencia mutua. Promover el valor social de la fidelidad es un bien de interés público. Es un desequilibrio que hasta ahora la administración sólo vele por facilitar la ruptura.

9. Es necesario hacer efectiva la mediación familiar con la dotación de personal y recursos adecuados. No se trata tanto de una técnica de arbitraje como de una metodología y la aportación de medios en los casos pertinentes para evitar la ruptura del vínculo o su reconsideración en los casos en los que ya se ha producido. Reducir las rupturas es favorecer la sociedad y de una manera especial a las mujeres. Se debe promover la conciliación y sostenibilidad del matrimonio.

10. Comprobados los resultados logrados, consideramos necesario revisar la Ley del Divorcio. Entendemos que es necesario reintroducir la cuestión de la responsabilidad personal. Es necesario articular una información y preparación previa de los futuros contrayentes sobre cuáles son los deberes y obligaciones conyugales, y lo que significa personal, social y jurídicamente su incumplimiento. Hace falta introducir políticas dirigidas a dotar de más estabilidad y relevancia social al matrimonio a partir del conocimiento y la responsabilidad personal. Es el único contrato que puede ser roto unilateralmente sin ninguna causa ni coste para el responsable.

11. Por esta razón, debe establecerse una clara diferenciación en cuanto a los beneficios de los matrimonios en materia laboral, fiscal y de régimen de cotización a la Seguridad Social, en relación con otras formas de convivencia. En la actual situación resulta negativa toda forma de equiparación con otras figuras. La mayor responsabilidad social del matrimonio debe tener una justa reciprocidad en los beneficios sociales.

12. Consideramos el modelo fijado de divorcio por la reforma francesa en una fecha muy parecida a la española, el 26 de mayo de 2004, como mucho más adecuado que no la actual legislación de nuestro país. La fórmula francesa establece en su art. 229 cuatro causas de ruptura: el consentimiento o acuerdo mutuo, la aceptación del principio de ruptura del matrimonio, la alteración definitiva del vínculo conyugal, y la culpa. En su art. 246 establece aun así que en la presentación simultánea de demandas de divorcio por alteración definitiva del vínculo y por culpa, el juez examinará en primer lugar la demanda culpable. En todos los casos el divorcio vendrá precedido de un periodo de separación, en el que se introducirá el procedimiento de conciliación con una metodología respetuosa con la autonomía de las partes.

Los matrimonios y la descendencia

13. En el plazo de cuatro años el conjunto de ayudas a la familia deben situarse en términos equivalentes a la media de la EU-15, es decir, por encima del 2 por ciento del PIB.

14. Las ayudas a la familia tendrán el carácter de universales. Y guardarán relación con su incidencia objetiva sobre el crecimiento económico y aportación a la estabilidad del estado del bienestar. Por esta razón es necesario introducir unos criterios que lo concreten del tipo siguiente:

15. Los matrimonios y la viudedad tendrá un trato fiscal, de derechos laborales y de S.S. mejorado en relación con los ciudadanos solteros o unidos por otros tipos de vínculo.

16. Los matrimonios con hijos verán compensado su esfuerzo en términos monetarios vía desgravaciones y vía subvenciones, y en relación con el número de hijos. La aportación por el segundo hijo será sensiblemente superior a la del primero, y la del tercero ligeramente superior a la del segundo. A partir de éste, la aportación por hijo será igual a la del primero.

17. Los matrimonios, y en este caso también las parejas de hecho con hijos en edad educativa, que se sitúa en términos convencionales hasta los 18 años, recibirán una ayuda o desgravación anual complementaria mientras se mantenga el vínculo equivalente al valor del tercer hijo, a lo largo de los 8 primeros años, del segundo hasta los 15 y del primero hasta los 18 años.

18. Los trabajadores con hijos menores de 18 años disfrutarán de cuotas empresariales en la Seguridad Social más bajas y en proporción al número de hijos.

19. Con objeto de vincular mejor esta política con la productividad de las nuevas generaciones, la política de ayudas puede tomar la forma de subvención al gasto educativo como primera prioridad del gasto familiar. Esto significaría establecer de común acuerdo el coste real por plaza, con un margen modesto de más para permitir pequeñas fluctuaciones de eficacia y economía. Este enfoque debería permitir la libre elección de centro y venir precedido de una reforma de los centros públicos con objeto de dotarlos de más autonomía y autoridad del consejo y director de cada centro. Los centros sitos en territorios socialmente menos estructurados, deberán recibir un suplemento de recursos.

20. El mismo criterio de libertad de elección por parte de las familias se debería implantar en materia de sanidad, servicios sociales y de dependencia, de manera que la administración fuera garantía de la calidad del servicio, pero no su prestataria directa. Al margen de otras consideraciones este enfoque refuerza el sentido de responsabilidad y participación de los padres y madres, y de las familias en su conjunto. Se refuerza así el capital social.

21. Es necesario que de acuerdo con lo que ya planteaba la Cámara de Comercio de Barcelona (Junio de 2001), el 30 por ciento de los niños menores de 3 años tengan plaza en una guardería pública o concertada, vía conciertos o desgravaciones.

22. Aborto. Su crecimiento no es deseable. Es necesario proceder a realizar un estudio sobre las causas y también las consecuencias que tiene en las mujeres que lo han practicado. Sus resultados deben ser ampliamente difundidos y deben ser el fundamento para aplicar políticas específicas.

23. Deben llevarse a término campañas específicas para informar de manera sistemática y continuada sobre las consecuencias del aborto en la salud física y psíquica de la mujer. Esta actuación debe contemplar un programa específico dirigido a los centros escolares y adolescentes.

24. Es urgente y necesario reglamentar el uso de la ley vigente que despenaliza el aborto en unos supuestos concretos. Esta reglamentación debería contemplar:

– Poner fin al fraude sistemático de ley que en la actualidad se produce.

– Constituir una instancia de orientación a la mujer que la informe de las consecuencias del aborto y de los recursos disponibles a que tiene derecho en el caso de no optar. El principio básico es que en el marco del respeto a la autonomía personal siempre es mejor tener el hijo que no abortar, por interés social y también personal.

– Consecuencia obligada es el establecimiento de un programa específico dirigido a ayudar integralmente a la mujer embarazada.

– Se reglamentará de manera específica el procedimiento por el cual se dictamina que el embarazo daña la salud de la madre, especialmente en aquel que se aleguen razones psíquicas y que corresponden a la gran mayoría de abortos. Se garantizará que esta función médica es ejercida por personal vinculado a la administración y al Colegio de Médicos sin ninguna relación con las clínicas privadas que practican el aborto.

– Estas serán objeto de regulación específica en cuanto a las condiciones sanitarias y deontológicas en que ejerzan su actividad. Se regulará el uso de información publicitaria por su parte y de actos promocionales, así como las condiciones de cómo es tratado el feto abortado. Las prácticas realizadas con personas de otros países habrán de ser revisadas en función de que no se vulnere la ley del país de ciudadanía de la afectada.

– Se constituirá una unidad de inspección para velar por el efectivo cumplimiento de la ley.

25. Adopciones. El diagnóstico practicado se podría resumir con una frase de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 26 de febrero de 2002: “con la adopción no se pretende dar un niño a una familia, sino dar una familia a un niño”. En consecuencia, las peticiones de matrimonios y de personas con vinculación de parentesco con el adoptado, siempre tendrán prioridad sobre cualquier otro tipo de demanda. En todos los casos la negativa del niño será vinculante.

26. No serán autorizadas las adopciones internacionales de parejas del mismo sexo ni de personas solas, con objeto de salvaguardar los intereses generales de las futuras familias adoptadoras del país.

Conciliación de la vida laboral y familiar

27. Este es un eje fundamental y de una gran complejidad. Existe consenso teórico sobre su necesidad pero temor político, resistencias corporativas a la hora de aplicarlo. Es necesario proceder a establecer con urgencia un programa para la conciliación de la vida laboral y familiar que defina los objetivos finales a lograr, los medios a aplicar, los plazos y la fase de transición. En todo caso, parece razonable que entre otras cuestiones necesarias se planteen las siguientes:

– La conciliación es para todos, pero en las circunstancias actuales quienes más sufren las consecuencias son las mujeres. Son ellas, por lo tanto, quienes deben verse mejor tratadas, sobre todo cuando la dependencia familiar no es intercambiable, como sucede por ejemplo en el primer tiempo de vida del bebé.

– No se puede confundir una política de conciliación con una de “tiempo libre”. Tiene puntos de contacto, pero por su naturaleza es diferente. La conciliación está pensada para que las familias dispongan de más tiempo para la convivencia. Que esto tenga como efecto secundario el que las personas individuales puedan disponer de más tiempo, no significa que sea una finalidad buscada.

– El fomento de la participación de las empresas en el desarrollo de políticas propicias al matrimonio y su estabilidad, la paternidad, la maternidad y la atención de los ascendentes.

– Parece difícil una conciliación que no comporte:

a) Una reducción de la jornada diaria de trabajo, que no tiene por qué afectar el cómputo anual. Menos horas al día, mejor distribuidas con menos festividades ínter semanales.

b) A partir del punto anterior, una mejor relación de los horarios de los servicios públicos, de manera especial las escuelas, con la jornada laboral, es básica. No se trata de convertir las escuelas en aparcamiento de niños en razón de tenerlas muchas horas abiertas, sino de fomentar las condiciones para la convivencia familiar.

c) Es necesario explorar la posibilidad de modificar la hora oficial para aproximarla más a la solar y así favorecer el proceso.

d)Es del todo evidente que la conciliación resulta imposible con los actuales horarios nocturnos de los locales de concurrencia pública y la televisión.

La vivienda

28. El fracaso rotundo de todas las administraciones públicas en sus políticas de vivienda exige por sentido común un replanteamiento radical del problema. Es necesario garantizar a las personas en general, y en especial a los matrimonios y a las familias con hijos, una vivienda decente. En este sentido es del todo recomendable conocer bien e imitar las medidas de mayor éxito adoptadas en Europa. No es inteligente que la actual lógica económica de la construcción retrase todavía más la edad de emancipación y disuada el matrimonio y la descendencia, porque esto significa que se está generando un coste económico a medio y largo plazo muy importante. El problema de fondo es que la vivienda no ha sido nunca una prioridad política para ningún gobierno, se diga de derechas o de izquierdas. Forma parte del discurso obligado, pero no de los hechos.

29. Por lo tanto, se necesitan nuevas medidas dirigidas a hacer efectivo un número suficiente de viviendas para que las personas puedan casarse y tener hijos.

30. Seguramente, la forma más accesible y adecuada por su flexibilidad sea favorecer y promover la vivienda de alquiler.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>