Menos muermo, más alegría ¡y coordinémonos!

Mi más sincera felicitación por este artículo. Es evidente que el Señor nos pide que pongamos nuestras capacidades a su servicio, cada uno en su ámbit…

Forum Libertas

Mi más sincera felicitación por este artículo. Es evidente que el Señor nos pide que pongamos nuestras capacidades a su servicio, cada uno en su ámbito de acción.

Me parece estupenda la idea de las celebraciones culturales cristianas. Hay que avanzar en ese sentido y transmitir la alegría del encuentro con Jesucristo.

Frente a la presentación actual de la Iglesia como "muermo" es necesario presentar a la sociedad la realidad del mensaje cristiano. Y por supuesto veo esencial la necesidad de coordinación y organización entre los fieles de la Iglesia.

El enemigo tiene claro su plan de acción y si queremos plantar cara es imprescindible esa organización. Tampoco creo que sea tan difícil: ¿qué organización mundial tiene la estructura de la Iglesia? Ninguna. Sólo hay que activar esa estructura para que funcione la correa de transmisión entre los obispos, los sacerdotes y los fieles.

Ya lo dice el refrán: "Todos a una, Fuenteovejuna". He detectado que esa correa no funciona como debiera y aquí en Madrid el cardenal ha organizado cosas y no ha llegado el mensaje a los fieles a tiempo y como debería.

Hay que dar publicidad a las ideas, mejorar la comunicación para que los sacerdotes lean las cartas y convoquen a los fieles a los actos que organiza el cardenal. Y este fenómeno lo atribuyo fundamentalmente a la descoordinación. Hay que mejorar (mucho) este aspecto.

Y no podemos olvidar la retaguardia: El 80% de los contemplativos en el mundo está concentrado en España. ¿Se ha dado una "orden" clara y directa a los monasterios y conventos de clausura de que permanentemente se rece por España ante el Santísimo?

Así se solucionó el cerco de Viena por los turcos en su momento. Así se consiguió la salida del ejército soviético de Austria después de la Segunda Guerra Mundial. Contra todo pronóstico, el ejército se retiró. El único país del que se retiró voluntariamente. Eso sí, después de días y días de oración continua en todas las Iglesias, del rezo del Rosario, con petición expresa de los obispos, y comenzando por los turnos de vela ante el Santísimo de los miembros del Gobierno. Y en una fiesta de la Virgen María los rusos se marcharon.

Muy revelador me ha parecido también el final de la obra "El Príncipe Caspian" que puede verse en cualquier cine de España. La Iglesia lucha contra toda esperanza y como puede, sabiendo que sus fuerzas, humanamente, son insuficientes.

Solamente logran la victoria cuando invocan el nombre de Jesucristo (Aslan en la novela) y es de esa petición de socorro de donde llega la victoria. El Señor está con nosotros y España está consagrada al Sagrado Corazón de Jesús y a la Inmaculada.

Que ellos nos ilumninen para tomar las decisiones adecuadas y las acciones apropiadas. La oración y la coordinación, en estos momentos, son imprescindibles. Un saludo muy cordial, Mari Carmen Navarro Suay

Hazte socio

También te puede gustar