¿Merece Tito Vilanova una despedida así?

¿Se está exagerando con los homenajes a Tito Vilanova? Los últimos días después de la muerte por cáncer del …

¿Se está exagerando con los homenajes a Tito Vilanova? Los últimos días después de la muerte por cáncer del ex entrenador azulgrana, se han sucedido las noticias glosando su figura por parte de entrenadores, políticos, compañeros, futbolistas, comentaristas. También se han filmado y explicado actos como el de su pueblo natal, el ampurdanés Bellcaire. Al mismo Camp Nou se han recogido firmas, ramos, camisetas, velas y otros objetos de ofrenda y pésame con dos grandes símbolos que han merecido el elogio de la sobriedad y acierto de la organización del club: un gran lazo negro al centro del campo y la pancarta "Tito eterno" visible en el último partido de liga, el disputado en casa ante el Getafe.

No hay duda de que hay motivos sobrados para merecer este tratamiento: una figura mediática, un ejemplo de deportista, una persona trabajadora, humilde y honesta o su éxito junto a Pep Guardiola en el mejor Barça de la historia. Las comparaciones siempre son odiosas pero creo que no todas: sólo las que salen perdiendo por omisión. Me explico, hacer una misa solemne en la catedral de Barcelona puede parecer excesivo dada la manera de ser sencilla del homenajeado. La repetición mediática de los minutos de silencio en Inglaterra, Italia y todos los campos de fútbol de 1 ª división también lo puede parecer.

Pero cuando las comparaciones son odiosas de verdad es cuando nos damos cuenta de que ensalzamos determinadas figuras pero, al mismo tiempo. dejando de hacer lo mismo para el resto de personas loables, remarcables y dignas de destacar.No quiero menospreciar este adiós en el que sociedad ha demostrado estar a la altura. Al contrario, quiero remarcar que ojalá diéramos la talla más a menudo. Una anécdota que refuerza esta idea (lo explica Enric Puig en uno de sus artículos semanales) es que unos niños improvisaron de forma espontánea un minuto de silencio dedicado al abuelo de uno de ellos porque lo habían visto hacer en un partido de Liga. El fútbol, y tantas cosas de esta sociedad, pueden ser inspiradoras y educativas si hacemos las cosas bien.

Por otro lado, me choca el borreguismo y excesiva veneración hacia el Barça y el fútbol cuando en los últimos años se ha hablado de la mala suerte del vestuario del Barça por los cánceres de Tito y Abidal, las renuncias de Guardiola, Valdés o Puyol o lesiones como la de Messi y los citados Puyol y Valdés. No son nada excepcional si se mira la realidad que los rodea. A menos que los consideremos dioses, son personas tan vulnerables y susceptibles de caer en lesiones y enfermedades graves como todas las demás. Es más, tienen muchas más posibilidades de salir adelante por las sumas escandalosas que acumulan dinero y la cantidad de apoyos personales con los que cuentan (aparte de los familiares). Todo ello, dinero y contactos, pueden facilitar los mejores tratamientos y en los plazos más reducidos. Desgraciadamente, en el caso de Tito, sus viajes a Nueva York sólo le han alargado la vida un par de años pero el caso de Abidal ha sido felizmente resuelto.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>