Mil cristianos egipcios torturados en los noventa

Durante los años 90, los islamistas llevaron a cabo en Egipto matanzas contra la minoría cristiana ortodoxa y católica copta. Lo …

Durante los años 90, los islamistas llevaron a cabo en Egipto matanzas contra la minoría cristiana ortodoxa y católica copta. Lo más grave fue el silencio del gobierno egipcio, de los países occidentales y de los propios cristianos de nuestros países.

Fue uno de los casos más aterradores de persecución religiosa jamás vistos en el mundo moderno. Hace dos semanas, durante medidas de fuerza por parte del Gobierno contra la comunidad cristiana copta de Egipto, mil cristianos fueron atados a puertas y luego golpeados y torturados con descargas eléctricas en sus genitales. Muchas adolescentes fueron violadas ante sus propios familiares.

Ni siquiera los bebes se escaparon. Las madres fueron obligadas a colocar sus criaturas sobre el suelo y mirar impotentes mientras la policía egipcia pegaba con palos a sus indefensos niños. Y en una escena que parece más bien tomada directamente de la antigua Roma, hombres cristianos fueron clavados en cruces.

Fue un horripilante ejemplo de un grave problema en el Oriente Medio: la persecución de cristianos por parte de gobiernos árabes, incluyendo gobiernos como el de Egipto que Estados Unidos apoya económicamente.

Desde los Acuerdos de Camp David en 1972, Egipto ha sido uno de los mayores beneficiarios de ayuda estadounidense. En el año fiscal de 1999, Egipto espera recibir dos mil quinientos millones de dólares procedentes de los impuestos federales norteamericanos.

Durante la última década, la minoría cristiana egipcia -los ortodoxos coptos- han sido el blanco de brutales ataques de extremistas musulmanes. Y en meses recientes incluso han sufrido la agresión de oficiales gubernamentales, como se acaba de describir.

Lo que sucedió en este caso, según el periódico inglés London Daily Telegraph del 3 de noviembre pasado, fue que la policía instigo una redada en el pueblo de Al-Kosheh, deteniendo 1.200 cristianos, que fueron aprendidos tras la muerte de un musulmán, que otros musulmanes creyeron había sido asesinado por cristianos, a pesar de que los médicos habían atribuido la muerte a causas naturales. Luego la policía torturó a muchos de los detenidos.

Cuando el Obispo Ortodoxo Anba Wissa protesto por los golpes, violaciones y la tortura, el jefe regional de policía le respondió: "todavía no has visto nada".

El próximo paso de Wissa fue viajar hasta El Cairo y hablar con organizaciones de derechos humanos. Y ¿cual fue la reacción del gobierno egipcio?

El Obispo Wissa y dos sacerdotes fueron arrestados y acusados de "usar la religión con el propósito de incitar disensión y dañar la unidad nacional". La acusación conlleva la prisión y un juicio a todas luces parcializado que pudiera acarrear una posible sentencia de muerte.

A menudo los cristianos pueden hacer muy poco para ayudar a sus hermanos perseguidos en diferentes partes del mundo pero Egipto es una excepción. Los más de dos mil millones de dólares que Egipto recibe anualmente de los contribuyentes norteamericanos hacen que el país sea muy susceptible a la opinión pública.

Por ejemplo, hace unos meses el gobierno egipcio cerró una iglesia copta. Tras recibir una carta firmada por 30 congresistas norteamericanos, el gobierno revocó su decisión.

Necesitamos aplicar esta misma clase de presión ahora en respuesta a esta última ola de persecuciones. Ponte en contacto con tus representantes y exígeles que presionen al gobierno egipcio para que deje de perseguir a los cristianos.

Luego pídeles que insistan al gobierno egipcio para que retire todas las acusaciones contra el Obispo Wissa y sus compañeros. Y finalmente recálcales la imperiosa necesidad de que se tomen medidas que responsabilicen a la policía de Al-Kosheh por las atrocidades que cometió.

Muchos observadores temen que este depravado ataque a cristianos coptos -el primero perpetrado por policías- sea un presagio de cosas aún peores por venir. La administración Clinton, que necesita al presidente egipcio Mubarak como aliado en el proceso de paz del Medio Oriente, es reticente a que se encrespen las aguas en su relación con Egipto.

Pues bien, después de todo esto, los cristianos necesitamos dejar muy claro que no toleraremos una "paz" pagada con el sufrimiento de nuestros hermanos.

Publicado en BreakPoint Commentary
Nueva York, 10 de noviembre de 1998

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>