Morir en Navidad

El sábado pasado me llamó una amiga por teléfono para comunicarme la muerte de su padre. Al día siguiente celebramos el fu…

Forum Libertas

El sábado pasado me llamó una amiga por teléfono para comunicarme la muerte de su padre. Al día siguiente celebramos el funeral. Era muy extraño compartir esta pérdida en medio del clima alegre, casi eufórico a veces, de la Navidad. Al saludar a la viuda, me dijo: "Él me espera en el cielo". Me impresionaron estas palabras, que me recordaron nuestra meta, la misma que nos ha anunciado Jesús, a quien adoramos pero a veces escuchamos poco.

También se puede sufrir y morir en Navidad, no hay por qué ocultarlo o intentar evitarlo. El Niño Jesús nos acompaña y comparte con nosotros nuestros límites. Nos lo demuestra en la pobreza del pesebre y en la cruz. Él nos ha traído la Vida y eso es lo que celebramos, en las circunstancias que cada uno pueda tener ahora.

Hazte socio

También te puede gustar