Mujeres sometidas y dictadura teocrática: ‘The Handmaid’s Tale’, ¿la nueva serie antiislámica de HBO?

Llega a España la serie de televisión de los productores de ‘Juego de Tronos’ y ‘Los Soprano’, donde subliminalmente caricaturizan los regímenes musulmanes al mostrar una sociedad con la voluntad de la mujer aniquilada y destinada al único objeto de procrear

Offred, la principal protagonista de 'The Handmaid's Tale' junto a otra de las mujeres sometidas a una dictadura teocrática Offred, la principal protagonista de 'The Handmaid's Tale' junto a otra de las mujeres sometidas a una dictadura teocrática

“Cuando masacraron el Congreso, no despertamos. Cuando culparon a los terroristas y suspendieron la Constitución, tampoco despertamos. Y ahora… estoy despierta. Mi nombre es Offred. Tenía otro nombre. […] Vosotras serviréis a los líderes y a sus infértiles mujeres, llevaréis a sus hijos. […] Recuerda tu escritura. ‘Bendita sean las sumisas’”.

Son las reflexiones en voz alta que hace la protagonista de ‘The Handmaid’s Tale’ (‘El cuento de la sirvienta’) y el destino que espera a las mujeres en la serie de televisión que llega a España de la mano de HBO, la productora de otras conocidas series como ‘Juego de Tronos’ y ‘Los Soprano’.

Aunque la acción de ‘The Handmaid’s Tale’ transcurre en un apocalíptico Estados Unidos, donde las mujeres son sometidas bajo una dictadura teocrática, cabe preguntarse si los hechos que ficticiamente se narran bajo la tutela de HBO no se corresponden más bien con los de una serie antiislámica.

El escenario de una sociedad distópica

Todo sucede tras el asesinato del presidente de los Estados Unidos y la mayoría del Congreso, que da lugar al escenario de una sociedad distópica y teocrática, la de la república de Gilead, donde reina el caos y donde la mayoría de los valores que antes eran fundamentales quedan desterrados.

En ese contexto, las mujeres pasan a un segundo plano y son tratadas como un objeto cuyo único valor es su útero y su capacidad para procrear, debido al gran problema de infertilidad generalizada como causa de la contaminación ambiental que padece Gilead.

Dado que la fertilidad escasea, las mujeres son capaces de engendrar vida son reclutadas a la fuerza y enviadas a una especie de internado en el que les aleccionan sobre su nueva vida.

Después, son llevadas a las casas de los comandantes con un único objetivo: tener hijos que no serán suyos. “Lo que ahora os parece extraño os acabará pareciendo normal”, les dice la canciller de esta escuela de sirvientas.

Sí, bajo la opresión del nuevo gobierno fundamentalista totalitario y cristiano de Gilead, Offred, protagonizada por Elizabeth Moss, es una mujer que ha perdido todo, su amante, su hija, su dinero, su empleo e incluso su nombre; algo que también sucede con el resto de mujeres jóvenes y fértiles que aún quedan en el país, que pasan a ser sirvientas.

A partir de ese momento, Offred pasa a ser una criada a la que le está prohibido establecer conversaciones con otras criadas y practicar sexo, a no ser que sea con el comandante al que ha sido asignada para que la fecunde, interpretado por Joseph Fiennes.

¿HBO muestra en 'The Handmaid's Tale’ el dibujo de una futura sociedad occidental o el actual de algunas sociedades musulmanas?

¿HBO muestra en ‘The Handmaid’s Tale’ el dibujo de una futura sociedad occidental o el actual de algunas sociedades musulmanas?

En el trasfondo, una caricatura de regímenes musulmanes

Sin embargo, la historia creada por Bruce Miller no deja de ser una caricatura subliminal de los regímenes musulmanes, al mostrar en el trasfondo una sociedad con la voluntad de la mujer aniquilada y destinada al único objeto de procrear.

En ‘The Handmaid’s Tale’ todo es inquietante y perturbador, con una atmósfera asfixiante que imita la que en su día creó la escritora canadiense Margaret Atwood al escribir la novela del mismo nombre en que se basa la serie televisiva.

Las mujeres son tratadas como propiedad de un estado en el que dios lo preside todo. Cada escena de la vida cotidiana va acompañada de una referencia a él, como ese ser supremo, ese gran hermano que todo lo ve, lo controla y al que hay que rendir cuentas continuas. La violencia y el miedo están siempre presentes en mundo inquietante que las anula por completo.

Por todo ello, cabe insistir en si la sociedad que propone HBO con esta nueva serie se corresponde con una futura sociedad estadounidense o si más bien está dibujando subliminalmente algunas de las actuales sociedades islámicas.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    El marxismo cultural que rige tanto en las universidades como la cultura popular prohíbe criticar el Islam, es uno de los pocos tabúes que aún existen.
    La autora y la protagonista señalan como el villano a Trump, el patriarcado que representa en particular y la civilización judeocristiana en general.
    En las protestas contra la administración Trump muchas manifestantes portaban carteles con la imagen de una joven y la bandera de EEUU como hijab, con el lema “mujer, islámica, libre.”
    Sugerir o insinuar que el Islam oprime a la mujer es exponerse a ser condenado por islamofóbico e intolerante.
    Por el uniforme que usan las “doncellas” más parecen las de la secta polígama mormona o Laura Ingalls de “la pequeña casa en la pradera.”

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>