Multas de 1.500 euros para los clientes de la prostitución en Francia

El nuevo proyecto de ley francés contra la prostitución califica a las mujeres de “víctimas” y no de “delincuentes” como hasta ahora, y penaliza con multas caras a los hombres que pagan por los servicios sexuales

PONTOS ALT EMPORDA SOCIETAT PROSTITUCIO A LA CARRETERA N-2 15 04 15 FOTOGRAFIA DE JORDI RIBOT PUNT ICONNA

Se han necesitado más de dos años para que el polémico debate de la prostitución en Francia encontrara una posible solución o vía de escape. La Asamblea Nacional aprobó ayer un proyecto de ley impulsado por el gobierno socialista para luchar contra el comercio y el tráfico del cuerpo de la mujer. La medida más polémica son las sanciones que se impondrán a partir de ahora a los clientes de este servicio, que deberán pagar multas de 1.500 € (3.750 € si son reincidentes). Y en los casos que las relaciones sean con una menor o con una persona especialmente vulnerable (embarazadas o enfermedades), la multa subiría hasta 45.000 €, y el delito podría supones hasta tres años de prisión. Con la nueva ley también quedará derogada la normativa que implementó Nicolas Sarkozy en 2003, dónde se criminalizaba la acción de captar o solicitar clientes por parte de las prostitutas.

De esta manera, Francia se acerca a la normativa propia de países como Suecia, Noruega e Islandia, dónde las prostitutas son consideradas como víctimas, y no como a delincuentes. De hecho, la diputada socialista Maud Olivier, la ponente del informe parlamentario, asegura que este tipo de legislación contribuye a disminuir la prostitución, como muestra la experiencia sueca, y defiende que es una ley “fuertemente simbólica”, que no es “dogmática ni moralizante”, y que sirve para proteger a la mujer. Para Laurence Rossignol, ministra de Derechos de la Mujer, por fin se reconoce la “violencia” de la prostitución, y que la normativa se acaba con el fatalismo de los que lo consideran “el oficio más antiguo del mundo”.

Para un país como Francia, que es tan laicista y progresista, hacer una ley de estas características, significa que ha tenido muy claro que la prostitución no es una cuestión de celo progresista, sino que necesita ser penalizada por el bien de las mujeres que se dediquen, que viven bajo las presiones de las mafias y no ven posibles salidas laborales. De hecho, los grandes países progresistas de Europa son Suecia y Noruega, por lo cual esta tesis queda reafirmada. Así pues, ¿por qué la legislación española no puede avanzar hacia los mismos objetivos? ¿Cómo es posible defender la legalización de la prostitución desde la izquierda?

Los países más progresistas de Europa han abolido la prostitución.

Los países más progresistas de Europa han abolido la prostitución.

Lo que no se puede olvidar es que detrás de la prostitución existen las mafias, muy peligrosas y dispuestas a mover montañas de dinero negro para poder sacar adelante sus negocios.

En España…

En España la prostitución no está regulada ni prohibida por ninguna ley, por la cual cosa es una actividad legal. Lo que sí que está prohibido es el proxenetismo, y sólo las instituciones del Estado tienen las competencias para legislar sobre el sexo de pago. En cambio, está en manos de los ayuntamientos el hecho de prohibir que las meretrices ejerzan sus servicios en la vía pública, mediante ordenanzas de civismo.

La prostitución en Francia con cifras

Actualmente en Francia hay entre 20.000 y 30.000 prostitutas, la gran mayoría (el 83%) extranjeras de Europa del Este, África, China y América latina, y de entre todas, unas 6.000 son menores de edad. La nueva ley (aprobada en el hemiciclo por 64 votos a favor y 12 en contra) les ofrece recursos de protección y recursos para abandonar la profesión, gracias a un fondo de 4,8 millones de euros, la posibilidad de quedarse en albergues y de tener un subsidio de 400 euros mensuales. Además, para todas las extranjeras, la ley también ofrece permisos de residencia de seis meses y renovables, siempre que se atienden a un programa para dejar la prostitución, aparte de facilitar que los operadores en Internet puedan denunciar cualquier actividad ilícita en las redes.

Objetivos de la ley

El principal objetivo del proyecto de ley sobre la prostitución en Francia, aparte de proteger a las mujeres que se dediquen a ello, es la de responsabilizar a los usuarios del sexo pagado concienciándolos de que con su dinero están alimentando las mafias que trafican con mujeres, y que las meretrices ya no sean vistas como a simples “mercaderías”, sino como a “víctimas”. Según Janice Raymond, de la Coalición contra el tráfico de mujeres (CATW), “los países que quieran ser eficaces en la lucha contra la trata de mujeres en lugar de ser paraísos de explotación sexual, empiezan a entender que no se puede considerar a los proxenetas como empresarios legítimos y que se tienen que tomar medida jurídicas contra los clientes”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>