Myanmar: el Papa pide que se “respete a todos los grupos étnicos”

En su segundo día de visita, Francisco dijo que el futuro de la ex Birmania pasa por “la paz y el respeto de todo grupo étnico y de su identidad”, en obvia alusión a la persecución que sufre la minoría musulmana rohinyá

El Papa Francisco insistió el martes en que el futuro de Myanmar depende del respeto a “todos los grupos étnicos y de su identidad”. Fue una muestra indirecta de apoyo a los musulmanes rohinya que durante décadas han sido víctimas de una discriminación patrocinada por el estado y, más recientemente, de una ofensiva militar.

El pontífice argentino no mencionó directamente la ofensiva ni pronunció el polémico término “rohinya” en su discurso ante la líder civil de Myanmar, Aung San Suu Kyi, y otras autoridades. Pero lamentó que el pueblo de Myanmar haya sufrido “y siga sufriendo por conflictos civiles y hostilidades”, e insistió en que todo el mundo que considere que el país es su patria merece que se garanticen sus derechos básicos.

El futuro de la nación del sudeste asiático debe ser de paz, basado en el “respeto a la dignidad y los derechos de cada miembro de la sociedad, respeto a todos los grupos étnicos y su identidad”, dijo Francisco.

El discurso del obispo de Roma ante la nobel de la Paz Suu Kyi y otras autoridades birmanas y diplomáticos en la capital, Naypyidó, era uno de los actos más esperados de su visita ante la indignación provocada por la operación militar, que fue descrita por Naciones Unidas y Estados Unidos como una campaña de “limpieza étnica” para expulsar a los rohinya.

Los líderes católicos de Myanmar subrayaron que Suu Kyi no tiene autoridad para pronunciarse en contra del ejército, y pidieron apoyo para sus esfuerzos de llevar al país hacia un futuro más democrático que incluya a todas sus minorías religiosas, entre ellos los cristianos.

Francisco defendió la diversidad ante los líderes religiosos

El Papa se reunió también con 17 líderes religiosos de distintas confesiones en Rangún, la mayor ciudad de Myanmar, y defendió la diversidad en medio de la condena internacional que sufre la ex Birmania por la persecución que sufren los musulmanes rohinyá en este país asiático.

El pontífice aprovechó su segundo día de visita para dialogar con líderes budistas, hindúes, musulmanes, cristianos y judíos en la residencia del cardenal Charles Bo, informó el portavoz del Vaticano, Greg Burke.

En un encuentro que duró unos 40 minutos, Francisco habló en español y les recordó que “es hermoso ver a los hermanos unidos”, pero añadió: “Unidos no quiere decir iguales; la unidad no es uniformidad”.

“Cada uno tiene sus valores, sus riquezas, y también sus deficiencias. Y cada confesión tiene sus tradiciones, sus riquezas para dar. Y esto solamente puede ser así si vivimos en paz”, les dijo.

En Myanmar, el 90% de la población es budista, pero con 135 etnias reconocidas y la presencia de varias confesiones.

El mensaje del Papa en el encuentro multiconfesional tiene como marco la advertencia del budismo, que instó al pontífice a que no usar el término “rohinyá” para aludir a la minoría musulmana durante su visita a Myanmar.

Unos 620.000 rohinyás huyeron desde el 25 agosto desde el estado de Rakhine al vecino Bangladesh debido a la represión del ejército birmano, que fue tildada por el alto comisionado de la ONU y por los Estados Unidos como “uan limpieza étnica”.

Con ese telón de fondo, Jorge Bergoglio instó a los líderes birmanos a “entender la riqueza de las diferencias étnicas, religiosas y populares” que representan. “No tengamos miedo a las diferencias. Construyan la paz y no se dejen igualar por la colonización”, les animó.

“La paz se construye en el coro de las diferencias. La unidad siempre se da en la diversidad”, agregó, según el texto del discurso proporcionado por la oficina de prensa vaticana.

El Papa se reunió con los religiosos antes de partir hacia la capital del país, Naipyidó, donde se reunió con la máxima autoridad civil de facto del país, la nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, así como con el presidente Htin Kyaw, antes de pronunciar un discurso ante legisladores y diplomáticos.

Francisco es el primer jefe de la Iglesia católica en visitar Myanmar, en una gira asiática que continuaŕá a partir del jueves por Bangladesh, donde permanecerá hasta el sábado.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>