Navidad: acoger compartiendo

Puer natus in Bethlehem, Aleluia Unde gaudet Ierusalem, Aleluia, Aleluia In cordis iubilo Christum natum adoremus Cum novo cantico Es un canto gregor…

Puer natus in Bethlehem, Aleluia

Unde gaudet Ierusalem, Aleluia, Aleluia

In cordis iubilo Christum natum adoremus

Cum novo cantico

Es un canto gregoriano. Es el canto que los religiosos y religiosas contemplativos elevan a Dios como celebración de la Navidad. Es también el canto que raramente se canta en nuestros templos. Es el canto que yo aprendí a cantar en coro parroquial en Barcelona cuando era joven adolescente hace unos 40 años.

Me acaban de pasar la partitura encontrada en algún lugar de la red de redes. Partitura que inserto para que todo lector pueda aprenderla en letra y música por si la desconoce. Aunque algunas estrofas no coinciden con las que yo cantaba. Algunas son las que yo aprendí a cantar. Lo acompaño también con el archivo sonoro de un CD de mi propiedad. Los pneumas del canto gregoriano son puntos suspendidos muy anteriores en el tiempo a la medición cartesiana rigurosa en blancas, negras, corcheas y semicorcheas encuadradas en el pentagrama normalmente en clave de sol. También en canto coral se usa la clave de fa. ¡Con notas musicales en las dos claves por encima y por debajo de las líneas del pentagrama! Todos cuantos hemos cantado en disciplina coral laica lo sabemos muy bien. Es decir medición ilustrada insuficiente para hacer entrar en ella los pneumas medievales.

Para alabar a Dios cantando sin levantar la voz y menos chillando, sino escuchando también la alabanza de nuestro prójimo, no hace falta nada más que expresar pausadamente con la voz lo que surge en nuestro interior. Si no se sabe cantar se escucha y se hace un esfuerzo en afinar. La lengua latina tiene la ventaja que reúne en ella lo que las lenguas de nuestro Occidente que derivan de ella han expresado y expresan con gran brillantez. Es además la lengua oficial de la Iglesia.

Por el nuncio Gabriel la Virgen concibe el Hijo. En el canto aparecen los ángeles, los pastores y los Magos con sus presentes de oro, incienso y mirra. El canto es una alabanza a Dios, un aleluya a la Encarnación del Verbo y una alabanza a la Santísima Trinidad. El estribillo dice que con alegría en el corazón adoremos a Cristo nacido con nuevo canto.

Es decir este canto o himno litúrgico secular es un reconocimiento teológico de primera magnitud en alabanza y acción de gracias a Dios por su venida al mundo. Alabanza por su venida al mundo a través de la Virgen María a partir de la Encarnación en su Sí al Arcángel Gabriel ante su Anunciación. Adoración al Niño en el establo de Belén. Igual que los sabios de Oriente que siguieron la Estrella que les guió hasta su presencia, en viaje de ida y vuelta de adoración de hombres cultos. Son nuestros reyes magos Melchor, Gaspar y Baltasar. ¡Magnífico villancico apto para todos los públicos, culturas y latitudes!

Navidad es expresar esto con gozo ante Él en la pobreza material del pesebre. Expresarlo con todo aquel que también lo expresa, en actitud recogida de adoración y explosiva de sincera alabanza. Es difícil, ¡eh! Pues en un mundo materializado y materialista preocupado por su futuro, ausente de su presente ignorando muchas veces a sus semejantes, y empecinado en desconocer las raíces de sus orígenes, al final lo que se conoce por navidad es una traducción en minúscula de una fiesta que sólo debiera hablarse de ella en mayúscula.

Para un cristiano la ley del Amor, el ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo, es lo único a tener en cuenta el día de Navidad. La explosión lúdica de gozo en el compartir la mesa debería ser no sólo la apertura hacia los seres más queridos sino hacia a todos aquellos que carecen de lo necesario y que viven o malviven al lado de nuestro hogar. Las expresiones lúdicas al margen de compartir la mesa son algo tontas. Las expresiones lúdicas familiares o no sin acercarse antes a la celebración en el altar son expresiones paganas, respetables, pero alejadas del misterio de lo divino.

Difícilmente descubriremos esto si no somos capaces de expresar, con estas u otras palabras, lo que este bello canto gregoriano expresa con tanta propiedad.

Feliz Navidad a todos

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>