No construyamos dioses “a medida”, pide el Papa

Francisco propone pedir el don de la Fe y no reducir a Dios al espacio limitado de los propios deseos

papa Francisco catequesis papa Francisco catequesis

“Hoy el hombre construye imágenes de Dios que le impiden disfrutar su presencia real. Algunos se recortan una fe que ‘cada uno hace a su medida’ y que reduce a Dios en el espacio limitado de los propios deseos y de las propias convicciones”, advirtió el papa Francisco, esta mañana durante la audiencia general celebrada ante miles de peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

En la celebración, se proclamó el Evangelio de San Mateo en el que San Juan Bautista pregunta a Jesús si Él es el mesías o todavía tienen que esperar a otro. Jesús responde entonces: “Los ciegos ven, los cojos caminan, los leprosos son purificados, los sordos oyen, los muertos resucitan y los pobres anuncian el Evangelio”.

“Él responde que es el instrumento concreto de la misericordia del Padre, que va al encuentro de todos llevando consuelo y salvación, y de este modo manifiesta el juicio de Dios”.

Todas estas personas “recuperan su dignidad y no son más excluidos por sus enfermedades”, dijo Francisco.

El Santo Padre aseguró que el mensaje que la Iglesia recibe de esta narración de la vida de Cristo es muy claro: “Dios no mandó a su Hijo al mundo para castigar a los pecadores ni para aniquilar a los malvados. A ellos, en cambio, se les dirige la invitación a la conversión de modo que, viendo los signos de la bondad divina, puedan reencontrar el camino de regreso”.

Asimismo Francisco alertó sobre el cometer escándalo que significa “obstáculo”. En concreto, recordó que “Jesús advierte sobre un particular peligro: si el obstáculo a creer es sobre todo en sus actos de misericordia, eso significa que se tiene una falsa imagen del Mesías.

Imágenes que impiden ver a Dios

Finalmente el Papa señaló que hoy el hombre construye imágenes de Dios que le impiden disfrutar su presencia real. Como la fe que cada uno “hace a su medida”; o quienes reducen a Dios a un falso ídolo, que usan su santo nombre para justificar los propios intereses o incluso el odio y la violencia; otros lo consideran un refugio psicológico para ser tranquilizados en los momentos difíciles; algunos consideran a Cristo solo un buen maestro de enseñanzas éticas, uno entre tantos de la historia; o finalmente, hay quien sofoca la fe en una relación puramente intimista con Jesús, anulando su impulso misionero capaz de transformar al mundo y la historia.

Por este motivo, el Papa animó a “no interponer algún obstáculo al actuar misericordioso del Padre” y a pedir “el don de una fe grande para ser también nosotros signos e instrumentos de misericordia”.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>