¡No se pueden utilizar embriones humanos como materia prima!

Desde la llegada al poder del Gobierno socialista, los investigadores que centran sus estudios en la llamada clonación terapéutica tienen prácticament…

Forum Libertas

Desde la llegada al poder del Gobierno socialista, los investigadores que centran sus estudios en la llamada clonación terapéutica tienen prácticamente luz verde para poder destruir embriones con el objetivo de obtener células madre susceptibles de aplicaciones terapéuticas en casos de enfermedades degenerativas como el Alzheimer, el Parkinson, la diabetes o el cáncer. Sin embargo, a pesar del gran apoyo político y mediático del que siempre han dispuesto, todavía no han conseguido obtener un solo resultado que refuerce sus tesis. Por el contrario, la investigación con células madre adultas sí ha obtenido resultados positivos en muchas aplicaciones terapéuticas, como en los casos de regeneración cardiaca que han ayudado a volver a la vida a más de una docena de enfermos en España con infarto de miocardio. Para poner de manifiesto esta gran contradicción de la ciencia y la política, la asociación E-Cristians (http://www.e-cristians.net) acaba de hacer pública una declaración titulada En defensa de la civilización, contra el uso de embriones humanos como materia prima.

Tal como indica el documento, la autorización que el pasado mes de agosto daba la Autoridad de Fertilización y Embriología Humana (AFEH) del Reino Unido para poder producir células madre a partir de la clonación de embriones hace evidente que “la humanidad arrastra un problema ético de dimensiones históricas por lo que puede significar de ruptura antropológica”. Cuando estamos hablando de experimentar con embriones humanos, se hace necesario averiguar primero donde está el bien con respecto a lo que estamos haciendo.

Principios morales

La ciencia, tal y como advertía Bertrand Rusell, es un medio y “no puede fundar ni sustentar por ella misma ningún principio moral, ninguna ética”. Por poner un ejemplo, que la energía nuclear pueda aportarnos determinadas ventajas con su uso no justifica que se pueda lanzar una bomba atómica sobre una ciudad. “Cuando se habla de razones científicas para justificar una decisión ética se están invirtiendo los términos de la racionalidad humana. Es la ética la que tiene que guiar las aplicaciones de la ciencia”, dice el documento. El uso de embriones humanos plantea básicamente dos cuestiones éticas. Una hace referencia al momento exacto en que empieza a existir el ser humano y, en ese sentido, E-Cristians se hace una pregunta: “¿Cuándo nace, cuándo se fecunda un óvulo, cuándo..?” Aclarar esta cuestión es fundamental para no acabar con la vida de toda una generación de seres humanos en aras de la ciencia. El segundo aspecto se refiere a si la vida de un ser humano puede concebirse como un medio al servicio de otro.

El código genético

Otro de los apartados que analiza el documento de E-Cristians se refiere al código genético, uno de los dos componentes del fundamento del ser humano. Tal como indica el texto, en el marco de la concepción evolucionista “hay un ser humano definido por sus genes que registra un cambio gradual desde el óvulo fecundado hasta su desarrollo total. En este proceso no hay un periodo en el cual el ser sea ‘menos’ humano que otro, sino momentos diferentes de la evolución de un mismo ser”. Por tanto, la personalización “se inicia no con el nacimiento, no a las arbitrarias 12 o 16 semanas de gestación, sino en el momento en que el óvulo es fecundado”.

El embrión al servicio de un fin

La organización de inspiración cristiana sepregunta: ¿Es ético que determinados seres humanos sean concebidos como medio al servicio de un fin por bueno que éste sea? Curar a pacientes con enfermedades degenerativas incurables hasta ahora no justifica de ninguna manera la eliminación de otras vidas humanas, aunque éstas sean incipientes. Como recoge el texto, “Kant ya advirtió que no es admisible tratar a nadie como un medio, porque todo ser humano es un fin en sí mismo”. De hecho, “no es la primera vez que determinadas ideologías proclaman la necesidad de sacrificar el respeto a la vida humana en aras de determinados ‘beneficios’ para todo el mundo”, como es el caso del marxismo-leninismo cuando aseguraba que “tenía una buena causa para relativizar la vida humana”.

El documento elaborado por E-Cristians recuerda también que el “uso de embriones humanos no es la mejor solución” para acabar con los problemas de las enfermedades degenerativas. Entre otras razones, por el rechazo que provocan las células madre embrionarias en el cuerpo del paciente y por la posibilidad de que las células madre embrionarias, con una gran capacidad para reproducirse, puedan degenerar en el cuerpo del enfermo con la formación de células cancerígenas. Problemas, ambos, que no afectan a los resultados de la investigación con células madre adultas obtenidasdel propio paciente.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar