No suprimiendo lo que ya funciona

Además de la petición que el Congreso aprobó para instar al Gobierno a suprimir la asignatura de Religión, sucede otro tanto con la petición, también al Gobierno, de derogar los Acuerdos con la Santa Sede, presentándolos como un privilegio católico. Cierto que, en esta ocasión, la nueva propuesta incluye eliminar también los acuerdos con otras confesiones. La lógica de esta iniciativa, cocinada hace tiempo en Ferraz, consiste en meterlas a todas bajo un mismo saco, una ley orgánica de libertad religiosa y de conciencia que desarrolle este derecho fundamental reconocido por los tratados internacionales.

Pero si la intención es realmente esa, no tiene sentido eliminar instrumentos que cumplen ya esa función en lo que respecta a las confesiones religiosas de la inmensa mayoría de los ciudadanos. Si hay vacíos, que se llenen, pero no suprimiendo lo que ya funciona. A menos que el verdadero objetivo a batir sea precisamente la libertad religiosa.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1
  2. 2

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>