Noción de ciudadano y sentido del humor revolucionario

Una macabra anécdota de tiempos de la Revolución Francesa

citoyen

Explica Jean de Viguerie en su reciente libro Histoire du Citoyen cómo el apelativo de ciudadano se convirtió en algo sagrado, parte de la religión de sustitución impuesta desde el Estado, durante la Revolución Francesa. Ridiculizarlo se convirtió en blasfemia insoportable para el nuevo régimen que se jactaba de erradicar la intolerancia. Y da un ejemplo: “«hemos matado a nuestro ciudadano», le escribió a un amigo el párroco de Roffignac, que acababa de matar a un cerdo. La carta fue interceptada. Los miembros del Directorio del departamento vieron en la metáfora un crimen de lesa majestad. El párroco fue arrestado, trasladado a París, juzgado por el Tribunal revolucionario, condenado a muerte y guillotinado”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>