Norte-Sur; un futuro común: Manos Unidas reivindica la globalización al servicio de la persona

La campaña de este año de Manos Unidas, Norte-Sur; un futuro común, tiene como objetivo reivindicar que la globalización económica, con capacidad para…

La campaña de este año de Manos Unidas, Norte-Sur; un futuro común, tiene como objetivo reivindicar que la globalización económica, con capacidad para crear riqueza en todo el mundo, pueda llegar también a todos aquellos que carecen de lo más elemental para poder sobrevivir. Una globalización al servicio de todas las personas y no tan sólo de unos pocos. Para ello, la ONG católica española centra su campaña en cuatro derechos económicos de todo ser humano: la alimentación, el trabajo digno, la actividad económica y la disposición de riquezas y recursos naturales.

El derecho de toda persona a vivir una vida plena y digna, con todas sus necesidades básicas cubiertas, es un derecho inalienable y, por tanto, debería de estar al alcance también de los más desfavorecidos. Existen recursos suficientes para conseguirlo, pero es necesario también la voluntad y firmeza política, y de toda la sociedad en su conjunto, para que se haga realidad. Con su segunda campaña de un trienio dedicado a los desafíos que presenta el fenómeno de la globalización, Manos Unidas pretende concienciar a la sociedad de que “la globalización, para ser verdadera, debe garantizar la ciudadanía económica a través de la universalización de los derechos económicos”.

Norte-Sur: igualdad de derechos

El lema Norte-Sur; un futuro común plantea la necesidad de reflexionar sobre la imposibilidad de seguir ignorando a los millones y millones de personas que viven en situación de pobreza extrema. La globalización puede producir riqueza y desarrollo, pero es necesario que la economía de mercado, el eje central de la actual globalización, de una oportunidad también a los más débiles. La capacidad de generar riqueza debe hacerse extensible a una capacidad de distribuirla de manera que llegue a todos los rincones del planeta. En ese sentido, Manos Unidas, con su campaña, reclama derechos económicos para todos.

¿Qué hacer?

A la firme decisión de adoptar un compromiso individual y colectivo, para denunciar los efectos perversos de una globalización económica que sólo beneficia al Norte, cabe presentar también alternativas viables. La educación y la práctica de la solidaridad son un primer paso, pero es necesario también poner freno a la ambición de crecer indefinidamente y de consumir de manera ilimitada unos recursos que son limitados y que deberían estar al alcance de todos. Cuatro son los derechos económicos fundamentales que no deberían ser un privilegio del Primer Mundo:

Derecho a los alimentos. 840 millones de personas en el mundo carecen de alimentos, 799 de ellos en el Tercer Mundo. Cada 7 segundos muere de hambre un niño menor de 10 años y otras 100.000 se mueren de hambre al día. Garantizar la soberanía alimentaria de todas estas personas es una prioridad básica.

Derecho a un trabajo digno. El trabajo es un derecho humano y un principio fundamental de justicia social. La actual globalización amenaza este derecho, especialmente en el caso de los niños, las mujeres y los inmigrantes.

Derecho a disponer de riquezas y recursos naturales. En muchos lugares de Asia, África y América las tierras ancestrales están divididas en parcelas cada vez más pequeñas, porque las grandes empresas se quedan las mejores tierras para productos de exportación. Se hace necesario armonizar reglas comerciales más equitativas.

Derecho a la actividad económica. Las grandes multinacionales agroalimentarias, en muchos casos subvencionadas por los propios Gobiernos, llegan a controlar hasta dos tercios de la producción del comercio de los alimentos. Las consecuencias son el abandono de métodos tradicionales, la degradación de los recursos naturales, la pérdida de empleos y abandono del campo, la emigración forzosa y la dependencia externa. Un círculo vicioso que es una constante en la vida de los más necesitados. El derecho a la actividad económica es también el derecho a establecer relaciones comerciales en condiciones equitativas encaminadas al desarrollo humano como objetivo del bien común local, regional y mundial. 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>