¿Nos dirigimos a la hecatombe o a la regeneración democrática? ¿Dónde está el sentido de Estado?

Después de tantos siglos de convulsiones y cambios en nuestro territorio, España sigue el mismo camino que siempre, a pesar de nuestra s…

Forum Libertas

Después de tantos siglos de convulsiones y cambios en nuestro territorio, España sigue el mismo camino que siempre, a pesar de nuestra supuesta madurez política, tras la magnífica Transición (1975-78) que vivimos juntos y que fue aplaudida por todos los países democráticos de todo el mundo.

Llevamos desde las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo de 2015 con gran desasosiego por la amalgama de partidos que han aparecido y que han roto el bipartidismo en nuestra Nación. Verdaderamente todo esto se intuía, pues la trayectoria iniciada en la Transición, se iba desviando y el complejo aparato político en nuestro país iba declinando hacia el mal, que ahora nos asola.

Hemos ido perdiendo nuestro Estado de Derecho, por la falta de sentido común y a la vez sentido del Estado. Hemos consentido, por medio de nuestros representantes políticos, actuaciones impropias perjudicando la unidad de todos los españoles y aprovechándose ellos de privilegios para poder gobernar. Los españoles hemos creído en nuestros representantes, cuando nos ofrecían sus programas electorales llenos de buenos propósitos, pero de falsas promesas. No hablo de corruptelas a doquier, porque me avergüenzo como español, de las actuaciones de cientos de falsos políticos, que en vez de servir con su trabajo y con desvelo la administración de todos nuestros recursos para nuestro bienestar común, se dedicasen a dilapidar el dinero, que es de todos los ciudadanos. Se ha perdido la gran oportunidad de cambiar la ley electoral y las modificaciones en el Código penal, que tanto bien hubiera hecho a la mayoría de los españoles; sin embargo estas componendas nunca se hicieron, y ahora vienen las consecuencias. En definitiva, se ha ninguneado al pueblo, exonerándose en muchas ocasiones el nepotismo y sus corruptelas.

Ahora, después de tanto guirigay, se plantean pactos y alianzas para que se pueda gobernar en nuestras comunidades, ayuntamientos, etc. Pues bien, sean sensatos, nos jugamos mucho a nivel de derechos sociales y sobre todo a nivel de inversiones, que es lo que finalmente nos dan el pan de cada día. Utilicemos la inteligencia y dejémonos de conductas viscerales, e ideologías vanas que lo que harán es quitarnos libertades, esas libertades que tanto trabajo les costó a nuestros padres y abuelos en las diferentes guerras transcurridas en el pasado, y no tan lejano, siglo XX, con sus sufrimientos y muertes.

¿No es posible, y sabemos que hubo intentos, un pacto de Estado entre los bloques que quieran que España avance en derechos sociales y en puestos de trabajo?

El partido Socialdemócrata Alemán (SPD), logró un contrato de coalición con los democristianos de Angela Merkel y miren como les va. Ellos tenían y siguen teniendo problemas a nivel económico y social, pero a pesar de eso se sentaron, convencieron a sus bases y se dejaron de memeces, pues el único fin era salvar a Alemania y buscar ese bienestar y progreso para todos.

Por último quería resaltar la importancia del respeto entre todos los españoles, con nuestras diferencias y nuestra amalgama de culturas, tradiciones etc. Es impropio, por utilizar un término suave, consentir los silbidos a un himno que es la representación de todo un pueblo, y que digan que eso es libertad de expresión. ¡No…! eso es desvergüenza y desprecio hacia un pueblo y sus ciudadanos. Me entristece que otros países de nuestro entorno, respeten con dignidad y a la vez con honor, nuestros símbolos y aquí, se ultrajen.

Esperemos y ese es el ánimo de la mayoría de los españoles, que todo se desarrolle con respeto, humildad, sabiduría y sobre todo desprendimiento. Señores políticos, no se obcequen con ideas peregrinas que no conducen a nada.

Hazte socio

También te puede gustar