Nosotros somos testigos, de Nino Sammartano

Nino Sammartano es profesor de latín y griego y cooperador salesiano. En esta obra desarrolla un encendido y apasionado itinerario espiritual p…

Nino Sammartano es profesor de latín y griego y cooperador salesiano. En esta obra desarrolla un encendido y apasionado itinerario espiritual para los laicos de nuestro tiempo. Se trata de reflexiones, perfectamente articuladas, que se alimentan de la Palabra de Dios y de los textos del magisterio. Parte de la idea de Nueva evangelización lanzada por Juan Pablo II y que es importante no olvidar. Hay grandes ideas y proyectos que, después, quedan rápidamente relegados u olvidados. El autor relanza esa idea, ahondando en sus consecuencias.

En el prólogo ya nos advierte de que aunque nosotros disponemos de más santos y beatos laicos (incluso matrimonios) que en otras épocas, sin embargo el modelo de todos es Jesucristo. Los santos y beatos, precisamente, nos muestran que no es Él un modelo imposible. Bien al contrario, con su encarnación Dios se ha hecho a la medida del hombre, ha asumido nuestras limitaciones. Por eso los laicos también deben mirar a Jesucristo, ser contempladores de su rostro.
Así, parte en un primer capítulo de la unión con el Padre vivida por Cristo y que nos es propuesta a todos nosotros. En la oración, que no es sólo para sacerdotes y consagrados sino que ha de vivirse intensamente por todos, se cuida esa relación que tiene como consecuencia, para nosotros, la unidad interior. Se fija el autor en otros aspectos relevantes del Señor, como su pastoreo, su actividad misionera o su obediencia absoluta al Padre. En ellas descubrimos, con toda su fuerza y belleza, las actitudes que han de conformar nuestra misma vida.
El autor, que culmina recordándonos que estamos llamados a ser testigos de la resurrección, y que por tanto nos recuerda la vida tras la muerte y el fundamento en la esperanza de toda nuestra existencia, no cae en un angelismo ni huye de la realidad presente. Al contrario, muestra como hay que vencer las tentaciones de conformismo, cultural, ético, etcétera, y potencia la cultura de la vida. Hay un punto dedicado incluso a como educamos con nuestra existencia y nuestro modo de ser y de estar en el mundo y ante los demás.
En este breve pero intenso libro, podemos decir que el autor intenta ir a lo esencial de la existencia laical, sin caer en reduccionismo ni tópicos. Precisamente sorprende por ello, por la novedad que representa hundirse en las fuentes, en lo único importante. No debemos olvidar que todos los bautizados estamos llamados a ser testigos de Cristo en nuestra vida y proyección apostólica. Ello significará siempre volver la mirada a Jesús, meditar los evangelios y empaparse de ellos. Dios ha salvado al hombre y, el laico, presente en las realidades temporales con su trabajo, compromiso social, etcétera, es portador de esa salvación.
Nino Sammartano
Nosotros somos testigos
Narcea
Madrid 2008
109 páginas
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>