Nuestra Torre de Babel y el Árbol de la Vida

“¡Adelante, valientes! ¡Acabemos nuestra Torre de Babel!”

El hombre contemporáneo no afronta la vida con la inocencia de quien no conoce e investiga para conocer y así vivir mejor, sino que actúa con burda y descarada soberbia, desafiando a Dios cara a cara. Ya no es como antaño, que se veía y reconocía el mal más o menos claramente, sino que asistimos a una pretenciosa exaltación del mal precisamente ocultándolo o negándolo, o incluso haciéndolo pasar por bien. Y con el mal viene detrás todo lo que este implica: falsedad, vicio, dominio del hombre por el hombre; y con ello, como es lógico, odio superlativo al bien y a todo lo que el bien comporta y representa, lo cual el propio hombre oculta o rechaza o pisa abiertamente, con premeditación, obstinación y alevosía, llegando a extremos de los que no tenemos constatación en toda la Historia conocida, a no ser la Torre de Babel y el Diluvio Universal que narra la Biblia, y por tanto dignos de fe. Este es el pecado de raíz del hombre contemporáneo. Está desafiando a Dios cara a cara, sin disimulos y con altanería. Ataca la raíz; pretende dominar la Creación, negando o pretendiendo combatir y vencer al Creador, cambiar las reglas de juego: el hombre, hoy, quiere imponer las suyas. Llegando ahí, a la raíz, se llega (o se pretende llegar) al origen de todo lo creado, de la Vida: al denominado en la Biblia “Árbol de la Vida” (Gen, 3,22-24), como podemos advertir claramente desde nuestra perspectiva contemporánea -“Seremos dioses. Crearemos vida”, dicen-. Pero Dios Creador y Todopoderoso ya nos ha advertido (a cada uno de nosotros) que no lo toquemos. Como llegar a dominar el origen de la vida implica una revolución social, salen en los medios de comunicación cada vez más personajillos que van colando eslóganes desafiantes y hasta amenazantes creando “equipo” contra lo que dan como imposición de un supuesto Dios o al menos “supersticiones” creadas por el propio hombre por el miedo inherente a la naturaleza humana, que dicen ser injustificadas, y que nosotros debemos ser capaces de superarlas si queremos dominar la Creación, y con ello eliminar ese miedo: “¡Adelante, valientes! ¡Acabemos nuestra Torre de Babel!”. Y, como por la boca muere el pez, no advierten o esconden su miedo ante la realidad de que la Torre de Babel fue truncada y la Tierra destruida por Dios, como castigo a la soberbia de los hombres. Dios negó un segundo diluvio, pero advirtió del Apocalipsis: nos castigaremos y autodestruiremos nosotros mismos, si insistimos en tocar el Árbol de la Vida (Cfr. Enrique Cases. Jesús contra Satán. Ed. Stella Maris. Barcelona, 2015).

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>