Nuevo escándalo de los soldados de la ONU: las tropas en Centroáfrica, bajo investigación

Se sobre el comportamiento de las tropas de la ONU El ministro de Justicia anuncia la apertura de una investigación sobre la muerte de cuatro manifestantes asesinados durante la manifestación “ciudades muertas” del 24 de octubre

El ministro de Justicia de la República Centro-africana, Flavien Mbata, ha anunciado la apertura de una investigación sobre la muerte de cuatro manifestantes (fuentes locales de la Agencia Fides refieren que los muertos son seis) asesinados durante la manifestación “ciudades muertas” del 24 de octubre. El Ministro ha explicado que por una parte la investigación pretende aclarar el comportamiento de los cascos azules de la Misión de la ONU en Centro-áfrica (minusca) acusados de disparar a la altura de los ojos contra los manifestantes y por otra investigar sobre los organizadores de la protesta y sobre algunos elementos del país que han sido vistos en los lugares de la manifestación.

El organizador de la protesta, Gervais Lakosso, coordinador del “Groupe de Travail de la Société Civile”, fue puesto bajo arresto el 7 de noviembre. Según una declaración preliminar de los abogados de Lakosso, recibida en la Agencia Fides, este último había ido junto con Marcel Mokwapi, Presidente de los Consommateurs Centrafricains, a visitar a un comisario de la policía administrativa para contestar a una convocación recibida. Ambos fueron puestos bajo arresto con diferentes cargas, entre los cuales el de atentado contra la seguridad interior del Estado, incitación al odio y a la violencia, haber provocado heridas mortales.

Ministro de Justicia centroafricano Flavien Mbata

Ministro de Justicia centroafricano Flavien Mbata

Los abogados de los dos acusados hacen notar que la policía administrativa no tiene competencia en investigaciones criminales y ha violado los derechos de los acusados por no permitir que notificasen a sus familiares el arresto y al no recordarlos cuáles son sus derechos, como el de nombrar a un abogado.

Otros fracasos y escándalos de la ONU

La ONU suma fracasos y escándalos alrededor del mundo. Esta última situación se suma a un listado de situaciones que han desacreditado profundamente la labor de este organismo internacional. Recordemos con más detalle algunos de los fracasos de la ONU en situaciones de conflicto.

Uno de los fantasmas que ha perseguido desde 1994 a Naciones Unidas ha sido precisamente el genocidio de Ruanda, del que el año pasado se cumplieron 20 años, uno de los mayores fiascos de la organización, ya que no supo actuar para detener la masacre de 800.000 personas.

El genocidio de Ruanda fue el intento de exterminio de la población tutsi por parte del gobierno hegemónico hutu de Ruanda en 1994, año en el que llegó a ser eliminado el 75% de los tutsis.

“El genocidio en Ruanda nunca habría debido producirse, pero se produjo y ni el secretariado de Naciones unidas, ni el Consejo de Seguridad o los países miembros en general, ni los medios internacionales le acordaron suficiente atención a las señales que anunciaban el desastre”, declaró en abril de 2004 el entonces secretario general Kofi Annan.

Un año después del fracaso en Ruanda se produjo el de Srebrenica. La Masacre de Srebrenica consistió en el asesinato de aproximadamente unas 8.000 personas de etnia bosnia musulmana en la región de Srebrenica, en julio de 1995, durante la Guerra de Bosnia por parte de serbios.

Ese asesinato masivo, llevado a cabo por unidades del Ejército de la República Srpska, el VRS, bajo el mando del general Ratko Mladić, así como por un grupo paramilitar serbio conocido como “Los Escorpiones”, se produjo en una zona previamente declarada como “segura” por la ONU, ya que en ese momento se encontraba bajo la supuesta protección de 400 cascos azules holandeses.

Aunque el objetivo de ese genocidio era la eliminación de los varones bosnios musulmanes, la masacre incluyó el asesinato de niños, adolescentes, mujeres y ancianos, con el objetivo de conseguir la limpieza étnica de la ciudad.

También hay que recordar los desaguisados de la ONU en sus operaciones en Darfur, un conflicto militar por causa racial en curso en esa región al oeste de Sudán, principalmente entre los yanyauid, un grupo de milicianos formados por miembros de las tribus Baggara de los Abbala (criadores de camellos de etnia árabe) y los pueblos de raza negra, no Baggaras y principalmente agricultores.

Como también fracasaron en Sudán del Sur, donde se desató una guerra civil que comenzó el 14 de diciembre de 2013, cuando una facción del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán intentó efectuar un golpe de Estado en Sudán del Sur. Aunque el presidente del país, Salva Kiir, afirmó que el intento fue sofocado el día siguiente, la realidad es que el día 16 se retomó la lucha y el conflicto prosigue en la actualidad.

Por no hablar del escándalo de las agresiones sexuales por parte de cascos azules en países como la República Centroafricana, entre otros, que también han dañado su credibilidad.

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    La ONU tampoco dice nada del genocidio que desde hace cincuenta años realiza Indonesia contra el pueblo de Papua Oeste al que anexó ilegalmente. Algo muy parecido a lo que el cruel estado indonesio realizó en la isla de Timor.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>