Nuevos emojis de Apple: marginan a la familia y fomentan el homosexualismo político

Los emoticonos o emojis, esos pequeños símbolos y pictogramas originarios de Japón, que se han convertido en un clásico de…

Los emoticonos o emojis, esos pequeños símbolos y pictogramas originarios de Japón, que se han convertido en un clásico de los envíos de mensajes a través de WhatsApp o Twitter, han aterrizado en Apple. Y lo han hecho de forma políticamente correcta, es decir loando la ‘familia’ homosexual y marginando la tradicional.

De esta manera, Apple se adelanta al resto de competidores al incorporar a partir de ahora, con sus nuevos emojis, la representación de todos los tonos de piel y las parejas de gays y lesbianas en los textos que escribimos en sistemas operativos móviles más utilizados, como iOS y Android.

Cabe recordar que el significado de la palabra emoji está compuesto por tres caracteres japoneses: e (imagen), mo (escrito) y ji (carácter).

En las nuevas versiones de los sistemas de Apple estarán disponibles 300 nuevos emojis. Cada uno de esos pictogramas abrirá la posibilidad de expresarse con unos símbolos humanos mucho más diversos y multiculturales, según informa La Vanguardia.

Al mantener pulsado uno de los caracteres de un personaje, si existe una posibilidad de cambio de tono de piel, aparecerán todos los tonos disponibles . Lo mismo ocurrirá con partes del cuerpo como las manos, los brazos o la cara, que ya no se limitarán, como hasta ahora, a la piel blanca.

La selección de los tonos de piel en los emojis se ha basado en la escala Fitzpatrick, una clasificación numérica para el color de la piel que desarrolló en 1975 el dermatólogo Thomas B. Fitzpatrick para tipificar la forma en que las diferentes pieles reaccionan a la luz ultravioleta, y que es uno de los instrumentos que se utilizan en los estudios dermatológicos.

Besos homosexuales y familia vetada

En cualquier caso, la principal novedad de la iniciativa de Apple radica en que, además de los tonos de piel, los nuevos iconos disponibles también ofrecerán posibilidades de relaciones humanas que ahora no estaban disponibles.

Por ejemplo, dos mujeres o dos hombres besándose, o agarrados de la mano, o juntando sus cabezas con un corazón en medio. De esta manera, Apple considera que la homosexualidad dejará de estar discriminada pronto en los teléfonos móviles, al menos desde el punto de vista de los emojis que se podrán utilizar.

Pero, al mismo tiempo, la idealización de la familia, en la que aparecían niños junto a una pareja de hombre y mujer, también desaparece. Se podrán utilizar por tanto combinaciones parentales con dos mujeres o dos hombres. Toda una novedad de la que se desconocen reacciones sociales en ningún sentido.

De hecho, los cambios no han llegado todavía a los móviles ni a los ordenadores. Los nuevos emojis están disponibles en las versiones preliminares de prueba que Apple pone a disposición de los desarrolladores de software para que estos puedan encontrar fallos y expresarles posibles sugerencias y cambios.

La llegada de todos estos nuevos caracteres al gran público se producirá durante la próxima primavera, en una fecha indeterminada, cuando la compañía considere que las nuevas versiones del software son estables y distribuya sus actualizaciones de forma gratuita.

Los nuevos emojis más políticamente correctos se han decidido en el consorcio Unicode, una fundación que agrupa a las principales compañías de tecnología de consumo, que buscan que las formas de expresar los caracteres en los diferentes idiomas cumplan con los requisitos de universalidad, eficiencia y no ambigüedad. La idea es que mantengan un código que permitan hacerlos identificables en todos los sistemas y máquinas. Dentro de ellos se cuentan los emojis.

Retroceder en la historia

Para entender cómo se ha llegado a estos cambios hay que retroceder un poco en la historia de la tecnología móvil. Los emoji empezaron a estar disponibles en los teléfonos móviles japoneses en 1999. Un año más tarde hubo un intento de llevarlos al consorcio Unicode para codificarlos de una forma universal.

Como en ese momento no estaba claro todavía si los emojis serían populares entre el público, la propuesta quedó olvidada. Entretanto, los pequeños pictogramas se convirtieron en un fenómeno como forma de expresión sencilla y efectiva.

Esa popularidad estuvo precisamente a punto de acabar con ellos. Cada operador desarrolló sus propios emoji y sólo se mantuvo una codificación para permitir el intercambio de los símbolos más comunes entre usuarios de diferentes compañías. Peor aún, cuando operadores internacionales empezaron a funcionar con cuentas de correo japonesas aumentaron los problemas. Quedó claro en ese momento que se debía llevar todo el sistema emoji a Unicode, que regula todos los sistemas de texto en los programas informáticos actuales. Era la mejor opción.

Como en casi todo, Google comenzó a trabajar en esa adaptación en el 2006. Un año después, y después de varias discusiones, los pictogramas empezaron a ser universales.

Fue justo en el momento en el que surgió el primer iPhone (2007) y, poco después, el sistema operativo Android de Google. Aunque han pasado poco más de siete años, la situación de la telefonía móvil no se parecía en nada a la actual. La llegada universal de los emojis a los teclados de los sistemas operativos más usados se inició en el 2011 (iOS) y 2012 (Android). La incorporación de los pictogramas a programas de mensajería instantánea como WhatsApp ya fue su catapulta definitiva.

Hoy es posible responder o ser respondido con un sólo carácter de emoji que expresa el mensaje que el emisor quiere dar.

¿Le seguirán el resto?

Que Apple adopte las nuevas tonalidades de piel o los símbolos de nuevas parejas homosexuales no significa que el resto de los sistemas operativos los adopte, aunque la compañía de la manzana suele ser una locomotora a la hora de adoptar nuevas cosas que al final toman otros fabricantes.

Google ha trabajado también dentro de Unicode en el establecimiento de los tonos de piel. En principio, los nuevos pictogramas podrían ser prácticamente universales a mediados de este año. Apple se adelantará al menos en un par de meses.

La compañía que preside Tim Cook es una avanzadilla en estas cuestiones. Además de haber sido fundada y tener su sede en Silicon Valley, cerca de San Francisco (California), una ciudad que exhibe en sus calles la bandera multicolor del orgullo gay, el propio consejero delegado de Apple reveló hace unos meses su condición homosexual. "Estoy orgulloso de ser gay -explicó en octubre pasado- y considero que serlo es uno de los regalos más grandes que me ha dado Dios", dijo.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>