Obama, el mundo (y España) (I)

El segundo hombre en importancia del PSOE, José Blanco, ha establecido que la política se divide en dos bandos “el mundo seg&uacut…

Forum Libertas

El segundo hombre en importancia del PSOE, José Blanco, ha establecido que la política se divide en dos bandos “el mundo según Bush (a quien pensábamos retirado) frente al mundo según Obama, y esto está representado en cada país por una opción política. En nuestro caso por el PP y por el PSOE”. De lo dicho se deduce que lo referido a Obama forma parte de la política interior española. La verdad es que esta división del mundo es un poco estilo Jaimito, pero si esto es lo que hay en la dirección política del postsocialismo español, así hay que interpretar sus actos.

Por consiguiente, hablar de Obama en España es tratar de política interior. De ahí que sea tan difícil hacer un balance de la visita de Obama a Europa si no se consultan medios de comunicación de otros países y especialmente de EEUU, porque buena parte de los de aquí arriman el ascua a su sardina local. Por ejemplo, quien ayudó a resolver las dificultados con Turquía a cuenta del nombramiento del nuevo Secretario General de la OTAN no fue Zapatero, como apuntaban algunos periódicos españoles, y no todos precisamente gubernamentales, sino Berlusconi, que tendrá un curioso sentido del humor impropio de la diplomacia, pero resuelve mas que otros en el plano internacional, tiene un paro que es la mitad de España, y es el dirigente de los grandes países de la UE mejor valorado por sus ciudadanos -Zapatero es el último- (VER ENLACE).

Retirando lo que es pura propaganda política, lo que queda en limpio del viaje de Obama a Europa puede resumirse así:

1. Reunión del G-20. Los resultados obtenidos están lejos de confirmar que existe una correlación positiva entre la notoriedad pública de Obama en Europa y lo obtenido en la cumbre de los líderes del G-20. El presidente americano asistió con un proyecto concreto: pedir a Europa un mayor gasto público y sincronizarlo con el que está desarrollando EEUU. Por parte de la UE, el tándem Merkel-Sarkozi centraba su iniciativa en obtener compromisos para una mayor regulación del mercado de capitales y de los paraísos fiscales. Estos últimos han sido los que se han llevado el gato al agua. No va a haber por ahora un mayor gasto público concertado por parte de los países de la UE.

Incluso las nuevas aportaciones destinadas al FMI obedecen a establecer una suficiente provisión de salvamento para el rescate de determinados países en crisis, caso de Islandia, y lo que pueda acaecer en el Este de Europa. Esto explica que una parte de los medios de comunicación de EEUU hayan considerado que la reunión no ha obtenido frutos, o si se quiere en otros términos y a la vista de los acuerdos, no se ha hecho notar el liderazgo americano en el terreno económico

2. La reunión de la OTAN. Ésta era la segunda gran cita de Obama a la que acudía con una agenda de peticiones muy concreta: más soldados para Afganistán, dado que EEUU iba a hacer un gran esfuerzo enviando 21 mil efectivos adicionales. Ha conseguido el compromiso de cuatro a cinco mil miembros de los ejércitos europeos de los que entre 500 y 800 procederán de España, pero que en su mayoría abandonarán aquel país después de que se hayan celebrado las cercanas elecciones a la Presidencia.

Si exceptuamos el papel del Reino Unido, Polonia y poco más, la guerra de Afganistán la está librando a solas EEUU. El cambio de estrategia anunciado, mucho más acorde con los deseos de la UE y donde la política recobraría su papel buscando acuerdos con los talibanes moderados y con los países del entorno, ha sido aplaudido pero no ha tenido recompensa militar. Habrá más dinero, eso sí, para ayudar a financiar el despliegue estadounidense; es decir continuará un papel que parece haberse enquistado desde las guerras yugoslavas: los norteamericanos de Washington ponen los soldados, corre el riesgo con su gente, y Europa paga parte del gasto. Los soldados de aquel país son los gurkas de la UE. Europa sigue con la idea de que los problemas militares han de resolverlos los soldados yanquis y esto permanece invariable mande quien mande en EEUU.

Hazte socio

También te puede gustar