Obispo Munilla, sobre la esclavitud: se prohibió, pero hay “trata de blancas, prostitución y explotación de niños”

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, se reunió este viernes, 30 de enero, con más de 600 alumnos de ESO y Bac…

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, se reunió este viernes, 30 de enero, con más de 600 alumnos de ESO y Bachiller de centros educativos de Gipuzkoa en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián, para celebrar la jornada mundial de la paz, que este año se ha centrado en la esclavitud del siglo XXI.

Durante este encuentro, Munilla ofreció unas palabras sobre el lema de la jornada de oración por la paz 2015, ‘Nunca más esclavos, sino hermanos’.

El prelado donostiarra reflexionó sobre el hecho de que la esclavitud fuera “socialmente aceptada por los países cultos y desarrollados, incluso legalmente regulada como un derecho, durante tantos siglos”.

Destacó que “cada sociedad, cada generación, cada época, suele ser sensible hacia algunos valores morales, pero paradójicamente resulta ser ciega o insensible hacia otros valores”.

Munilla se ha referido al “gran error” de “hacer un juicio ético de la vida desde lo políticamente correcto, cómo única referencia moral” y ha defendido que el Evangelio “ofrece un punto de vista ético que trasciende los condicionamientos de época”.

La esclavitud continúa

Además, lamentó que pese a que la esclavitud se prohibió “continúa en el mundo de diversas formas” como “la trata de blancas, prostitución, explotación de niños o abusos laborales”, lo que demuestra que “no basta con cortar los brotes malos, sino que es necesario sanar la raíz, ir al origen del problema: avaricia y soberbia”.

A su juicio, “no basta decir ‘no a la esclavitud’, sino que es necesario decir ‘sí a la fraternidad’, porque mientras no se ame, la esclavitud es un riesgo real”.

Munilla advirtió de que “tener la conciencia demasiado tranquila suele ser signo de mala memoria” y concluyó apuntando al “reto” de “amar en libertad, sin poseer, sin apegos”, al tiempo que ha recordado que “Cristo es el modelo y fuente de ese amor en libertad”.


Este es el mensaje íntegro del obispo a los jóvenes:

Nunca más esclavos, sino hermanos

El Papa —los papas— ofrecen siempre el 1 de enero una reflexión en torno a la “jornada de oración por la paz”. Este es el lema de la jornada de oración por la paz de este año 2015.

Primera reflexión: ¿Cómo es posible que la esclavitud fuese socialmente aceptada por los países cultos y desarrollados, incluso legalmente regulada como un derecho, durante tantos siglos?

Pecados de época: cada sociedad, cada generación, cada época, suele ser sensible hacia algunos valores morales, pero paradójicamente resulta ser “ciega” o “insensible” hacia otros valores. Como los coches que se conducen tuertos por la noche, algunos con el faro izquierdo fundido, y otros con el faro derecho fundido.

¿Conciencia recta = políticamente correcto? El gran error es hacer un juicio ético de la vida desde lo políticamente correcto, cómo única referencia moral.

El Evangelio ofrece un punto de vista ético que trasciende los condicionamientos de época. Decía Chesterton: “El cristianismo nos libera de ser esclavos de un época y lugar determinados”

Segunda reflexión: La esclavitud se prohibió, pasó a ser políticamente incorrecta, pero sin embargo, continúa en el mundo de diversas formas: Trata de blancas, prostitución, explotación de niños, abusos laborales…

Esto demuestra que no basta con cortar los “brotes malos” (porque siguen saliendo otros), sino que es necesario sanar la “raíz”, ir al origen del problema: avaricia, soberbia….

Esta es la perspectiva evangélica: Nunca más esclavos, sino hermanos.

No basta decir ‘no a la esclavitud’, sino es necesario decir, ‘Sí a la fraternidad’… Mientras no se ame, la esclavitud es un riesgo real.

Tercera reflexión: Cuidado con pensar que estamos hablando de un tema en el que nosotros no estamos implicados: “Tener la conciencia demasiado tranquila suele ser signo de mala memoria”

++ Es posible que yo sea esclavizado, y no me dé cuenta… (nuevas esclavitudes en la utilización de las tecnologías, adicciones al sexo, etc.)

++ Es posible que yo sea un esclavizador de las personas que me rodean, y no me dé cuenta…

El gran reto es: Amar en libertad. Amar sin poseer, sin apegos

Cristo es el modelo y la fuente de este amor en libertad.

¿Te ha gustado esta noticia?

Ayúdanos a pagar el precio de la libertad

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>