Obsesionados con el sexo

La post izquierda del post progreso, abandonadas todas sus banderas de transformación social, vive obsesionada con el sexo. Vean si no las mues…

Forum Libertas

La post izquierda del post progreso, abandonadas todas sus banderas de transformación social, vive obsesionada con el sexo. Vean si no las muestras de solo dos días de información en la prensa.

El primer dato es la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva. Su objeto es una tautología. Se trata de garantizar los derechos sexuales y reproductivos de la población española, como si estos tuvieran alguna limitación. Mejor dicho, sí que los tienen, pero por el lado por el que no se inclina la ministra de Sanidad, la misma persona que ha sido rechazada como candidata por las bases socialistas de Madrid. Donde llora la criatura, y nunca tan bien dicho, es por la vulneración y limitación de derechos a la reproducción, al tener hijos. Empieza con la total desprotección del feto, establecida por ley que impera en España. Y no solo de él, sino también del inmaduro. Prosigue por la falta de protección a la mujer gestante, que carece de ayudas públicas y se ve sometida a la discriminación laboral. Y persiste con el mirar hacia otra parte ante el escándalo de la violencia contra los menores. Pero nada de todo esto le interesa a la Ministra. Lo que a ella le pone es un nuevo derecho: el de la “sexualidad sin reproducción”.

La capacidad de Zapatero y sus ‘grupies’ de sacarse de la manga nuevos derechos es fabulosa. Si consiguieran hacer lo mismo con los puestos de trabajo serían aclamados. No existe ningún derecho a la libre sexualidad sin reproducción o, mejor dicho, es inherente a las libertades fundamentales del individuo. Cada uno hace lo que considera adecuado en este terreno, y sólo a una mente muy especial se le puede ocurrir que esto ha de ser objeto de políticas públicas. Sólo a una mente obsesionada por la temática sexual. La proyección en la política de los deseos y frustraciones íntimos es absolutamente impresentable. Claro está que el ministerio de Trinidad Jiménez carece en realidad de competencias, porque están en manos de las autonomías, pero el tipo de inventos con que intenta llenar de contenido la inanidad no justifica el gasto.

Por otra parte, y también hay que decirlo, el establecer, como hace la nueva norma, la barra libre de anticonceptivos con el coste que ello implica significa una clara vulneración de las competencias de las comunidades autónomas, sin que ninguna, al menos las del PSOE, parezcan protestar. El Estado no puede ordenar nuevas actividades a las comunidades autónomas sin procurar al mismo tiempo la financiación de las mismas.

Por su parte, la ministra Aído, se gastará de entrada 140 mil euros en montar un centro de asesoramiento sexual para adolescentes. Como si ya no hubiera suficiente asesoramiento sexual por parte de los ayuntamientos y las comunidades autónomas. Una vez más, el sexo es el centro de la atención de determinadas ministras.

Y que no se diga que éste es un tema clave de su Ministerio, porque la igualdad tiene poco que ver con esta cuestión. En contrapartida, Aído también se olvida de la profunda injusticia que viven las mujeres gestantes y las madres. Ahí si que hay un gran terreno para recorrer. Basta mirar las legislaciones europeas para constatarlo. Pero todo lo que tenga que ver con la maternidad no les interesa ni ala señora Trinidad Jiménez ni a Bibiana Aído. Algún día habrá que estudiar con detalle los proyectos personales en las políticas públicas de demasiados ministerios españoles.

En Barcelona, el Ayuntamiento, con presencia de la Generalitat y el fiscal antihomofobia -el único que existe en toda España-, han renovado una placa dedicada a Sonia en el parque de la Ciudadela. ¿Y quién es Sonia, dirán ustedes? Pues una transexual que murió apaleada en 1991 y al que el Ayuntamiento le vuelve a rendir homenaje. La pregunta formulada con absoluta franqueza es ésta: ¿por qué se ha de rendir un homenaje a la pobre Sonia, agredida brutalmente por unos salvajes ya condenados, y no a otras personas que han sufrido agresiones que han culminado con muertes terribles, como por ejemplo la de la mujer pobre que fue quemada viva en un cajero? La respuesta es que se hace un homenaje a Sonia porque es transexual, y esto me parece fuera de lugar. Las personas que sufren la violencia de los desalmados son dignas de respeto y consideración, pero todas, también las que son pobres, inmigrantes, menores de edad, todas. No sólo aquellas que sufran violencia por una determinada causa porque entonces se está discriminando al resto. Una vez más, una determinada idea de la sexualidad subyace en las actitudes políticas de los post socialistas.

Josep Miró i Ardèvol, presidente de E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos

Hazte socio

También te puede gustar