Organismos católicos reúnen 500 millones de dólares para las víctimas del sureste asiático

En respuesta al llamamiento del Papa Juan Pablo II ante la catástrofe provocada por el maremoto que ha devastado el sureste asiático, los organismos c…

Forum Libertas

En respuesta al llamamiento del Papa Juan Pablo II ante la catástrofe provocada por el maremoto que ha devastado el sureste asiático, los organismos católicos han conseguido reunir 500 millones de dólares para ayudar urgentemente, y a largo plazo, a las víctimas del tsunami. Entre estas actuaciones, Cáritas Internacional ha recaudado 63 millones para financiar los trabajos de emergencia, que está distribuyendo entre sus delegaciones en los países afectados a medida que éstas lo solicitan. Al mismo tiempo, Manos Unidas ha aprobado 11 proyectos de ayuda urgente para los afectados por el maremoto en otras tantas zonas costeras de la India y Sri Lanka.

Ayuda a largo plazo

El observador permanente de la Santa Sede ante la ONU, el arzobispo Celestino Migliore, ha destacado la necesidad de que la solidaridad de Occidente no decaiga una vez que la catástrofe deje de ser noticia. “Está claro que ésta es una emergencia cuyas consecuencias se prolongarán a medio y largo plazo, por lo que es necesario confiar en que la solidaridad de los ciudadanos y de los gobiernos no decaerá cuando el mundo se haya recuperado del impacto inicial por esta calamidad”, alertó el prelado.

Los niños, que constituyen el grupo más afectado por la tragedia, con 50.000 fallecidos y decenas de miles que han quedado huérfanos, son objeto de especial interés de estas ayudas. “Estamos haciendo especial hincapié en las formas de ayudar a los niños supervivientes en las zonas más afectadas”, confirmaba el representante del Vaticano, que también hacía referencia a la inmediatez de las acciones cristianas: “Las instituciones de la Iglesia Católica y los representantes pontificios presentes en los países afectados entraron inmediatamente en acción. Antes de nada facilitaron alimentos, ropa y cobijo a las poblaciones afectadas”.

En función de las necesidades

Los 63 millones de dólares recaudados en los diferentes países del mundo por Cáritas Internacional, según un informe presentado por el brazo caritativo de la Iglesia, se están distribuyendo entre las delegaciones de la zona devastada por el tsunami en función de las necesidades que éstas tienen, con partidas concretas para financiar proyectos o trabajos concretos. 

El informe presentado por Cáritas precisa que, aunque los países afectados por el maremoto fueron doce, la red internacional de esta organización, integrada por 162 Cáritas nacionales de todo el mundo, ha optado por hacer frente a las emergencias de los cuatro países donde los daños humanos y materiales han sido más considerables: Indonesia, India, Sri Lanka y Tailandia.

Cáritas India ha conseguido llegar a las zonas más remotas del país, donde el Gobierno todavía no ha conseguido atender a los damnificados. En Sri Lanka, existen serios riesgos para la salud de las personas a causa de la contaminación de las aguas, la polución del aire, las epidemias de tifus, diarreas, bronquitis y neumonía. En Tailandia, además de las víctimas mortales entre turistas, los grupos más afectados han sido los más vulnerables: pescadores, pequeños comerciantes, personal de los servicios turísticos y allegados que visitaban a sus familiares residentes en la costa. Necesitan asistencia psicológica, bolsas para los cadáveres, comida, ropa y asistencia sanitaria. En Indonesia se empiezan a registrar casos de diarrea, enfermedades de la piel y respiratorias, así como numerosos casos de traumas psicológicos. Hay dificultad para llegar a las zonas más afectadas y remotas.

11 proyectos para India y Sri Lanka

Los 11 proyectos de ayuda urgente para las víctimas del sureste asiático de Manos Unidas tienen como objetivo otras tantas zonas distribuidas a lo largo de la costa de India y Sri Lanka. Dos de estos proyectos están en el Estado indio de Kerala, 5 en Tamil Nadu, 3 en Andhra Pradesh y 1 en Sri Lanka. 

El total de la ayuda destinada a los proyectos de Manos Unidas suma hasta el momento 456.637 euros. Las ayudas se están desarrollando a través de organizaciones con las que Manos Unidas viene trabajando desde hace más de 30 años. Las primeras iniciativas se han canalizado principalmente a través de los Servicios Sociales de las diferentes Diócesis, por ser las organizaciones con más experiencia y capacidad de llegar a los más necesitados a través de las parroquias, colegios, internados, dispensarios y hospitales de que dispone.

Trivandrum, al sur del Estado de Kerala, donde necesitan medicinas, comida, ropa y utensilios para cocinar, ha recibido de Manos Unidas 35.000 euros; Kottayan, situado en el mapa por encima del anterior, se ha dotado de 30.000 euros para compra de alimentos básicos; la diócesis de Nellore, en el distrito de Prakasam, recibe 41.637 euros para alimentos básicos y pago de sueldos de dos psicólogas; la diócesis de Chengalpatu, en Tamil Nadu, obtiene 50.000 euros para atender a 3.000 familias; Negombo, en Sri Lanka, además de comida, medicinas y ropa, necesita refugios temporales y ayuda para 300 familias y recibe 50.000 euros; Thanjavur, em Tamil Nadu, debe atender a 3.000 familias y percibe también 50.000 euros; la diócesis de Kottar, al sur de Tamil Nadur, necesita comida, ropa, utensilios y cobertizos temporales y disponde de 50.000 euros; en Madrás (Chennai) urgen sábanas, ropa, colchonetas, medicinas y utensilios de cocina, y obtienen 50.000 euros; la diócesis de Eluru, en el estado de Andra Pradesh, tiene una ayuda de 30.000 euros para alimentar y proveer de medicinas y de mantas a 6.000 familias; la diócesis de Guntur, también en Andra Pradesh, cubrirá con 30.000 euros los gastos de alimentos, utensilios de cocina, mantas para mantener los 14 campamentos y la reparación de algunas viviendas; y Nagapattinam, en Tamil Nadu, tiene 40.000 euros para cubrir la compra de provisiones, agua potable, alimentos, ropa, mantas, utensilios de cocina y de aseo.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar