Ostentosa homosexualidad: un festival a cuestionar

La curia de Bolonia no oculta su desagrado por el festival homosexual Gender Bender. Por supuesto se han extendido los comentarios sobre la mojigaterí…

La curia de Bolonia no oculta su desagrado por el festival homosexual Gender Bender.

Por supuesto se han extendido los comentarios sobre la mojigatería de los curas boloñeses. ¿Quién hoy puede quedar impresionado por la visión de órganos sexuales exhibidos abiertamente o de pechos femeninos desnudos? ¿Y por qué deberían los sacerdotes protestar e intentar imponer su postura en la muy secular ciudad de Bolonia? ¿Y no es este otro caso del viejo prejuicio contra los homosexuales, esforzándose por vencer a la cultura de la no-discriminación y del respeto por los derechos de los demás?

Reflexionar un momento puede ser útil. Para empezar, el Festival está apoyado por el Ayuntamiento de Bolonia con una considerable suma financiera, y por lo tanto es razonable suponer que el Ayuntamiento comparte su espíritu y sus fines.

Por lo tanto, a los ciudadanos de Bolonia no se les pide simplemente que aguanten la muestra de estilos de vida diversos, que moralmente podrían condenar pero no podrían prohibir.

No, a los ciudadanos se les pide que aprueben el Festival financiándolo con su dinero. Mediante esta financianción pública el Festival deja el campo de la tolerancia y entra en el de la promoción pública.

Es por lo tanto un derecho que haya debate público respecto a esta decisión promocional; y en este debate público la Iglesia de Bolonia puede tomar parte.

¿Cuál es el objetivo de este festival? Si fuera simplemente expresar condenas por ataques contra homosexuales y pedir solidaridad por la violación de sus derechos, el apoyo del Ayuntamiento sería justo, y no habría ninguna objeción.

Pero no es ese el caso. El Festival exalta una sexualidad liberada de todo freno moral, en elogio de la vieja y caduca cultura del desacralizar.

En Italia, el mito de la cultura de la transgresión y la desacralización hace mucho que se mantiene. Parecía que todos los males del país venían de las represiones sexuales. Hoy ya no hay represiones sexuales, pero no puede decirse que eso nos haya hecho más felices.

El primer problema que hay que encarar no tiene nada que ver con la homosexualidad, sino con la idea de modestia y decencia en general. ¿Es aconsejable que un Ayuntamiento pague una manifestación que extiende la ideología de una sexualidad sin moral? No lo creo, y pensaría igual si se tratase desde una ideología hetero y no homosexual. El problema es hoy, me parece, cómo combinar de nuevo sexualidad y moralidad, o mejor, sexualidad y amor.

Muchos homosexuales piensan lo mismo que yo. ¿Por qué, después de todo, no debería existir la modestia homosexual? Por lo tanto el tema no es cuestión de discriminación contra homosexuales, sino un tema de modestia.

Herbert Marcuse ha dicho que la liberación sexual en nuestros días sirve para dificultar la formación de personas consciente y libres, y que en cambio produce masas más fácilmente manipulables en la sociedad. Respecto a esto Marcuse hablaba de “des-sublimación represiva”.

En segundo lugar, Gender Bender no sólo no se limita a pedir respeto por la condición homosexual, sino que realmente intenta fomentar la homosexualidad como un estilo de vida.
Aunque muchos polemistas sostienen que la homosexualidad es una condición biológica, meramente natural, los activistas de Gender Blender parecen creer (y probablemente con razón) que es un estilo de vida cultural, que puede fomentarse de tal forma que favorezca su difusión en sociedad.

Cada uno de nosotros definiríamos nuestra identidad sexual progresivamente, y el exponerse a diferentes influencias durante los  años de formación puede llevar a muchos jóvenes a expresar una identidad sexual en vez de heterosexual.

¿Estamos convencidos de que es justo y adecuado que el Ayuntamiento de Bolonia no sólo respete los derechos de los homosexuales –con lo que todos estamos de acuerdo- sino que promueva la homosexualidad como estilo de vida?

Las preguntas de la curia de Bolonia son muy serias y no pueden eliminarse quejándonos de oscurantismo de los curas o de intrusiones de la Iglesia.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>