Otra anomalía de España en el contexto internacional: los apellidos los puede acabar decidiendo un funcionario

La Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados aprobó este miércoles, 4 de mayo, sin votos en contra que los responsables …

Forum Libertas

La Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados aprobó este miércoles, 4 de mayo, sin votos en contra que los responsables del Registro Civil decidan libremente el orden de los apellidos de un recién nacido en España en caso de desacuerdo entre los padres.

El texto aprobado señala que “en caso de desacuerdo o cuando no se hayan hecho constar los apellidos en la solicitud de inscripción, el encargado del Registro Civil requerirá a los progenitores, o a quienes ostenten la representación legal del menor, para que, en el plazo máximo de tres días, comuniquen el orden de apellidos. Transcurrido dicho plazo sin comunicación expresa, el encargado acordará el orden de los apellidos atendiendo al interés superior del menor".

Así, los apellidos de un niño los puede acabar decidiendo cualquier funcionario de turno sin aplicar ningún criterio objetivo, sencillamente acogiéndose a ese “interés superior del menor”. En caso de que no haya acuerdo entre los progenitores, el único criterio válido será el suyo propio, con lo que también podrá tomar la decisión en función de su propia ideología.

Cabe recordar que hace ahora seis meses se levantó una notable polvareda tras proponer el PSOE, en una nueva muestra de ingeniería social, que se modificara el Proyecto de Ley del Registro Civil incluyendo que el orden de los apellidos se estableciera alfabéticamente, una medida que fue aprobada en Consejo de Ministros.

Después de ese traspiés, que los socialistas argumentaron diciendo que suponía un avance en igualdad de género, el PSOE ha rectificado y ha buscado un acuerdo con el resto de grupos. La enmienda, sobre una propuesta de CiU, fue apoyada por todos los grupos, salvo ERC, que se abstuvo porque pretendía que se hiciera por sorteo o de forma aleatoria.

Una nueva anomalía

Nos hallamos, pues, ante una nueva anomalía de España en el contexto de los países occidentales, ya que en la práctica totalidad de ellos prima el legado paterno, como se puede observar en la siguiente tabla, elaborada a partir de la información publicada este jueves por el diario El País.

En el cuadro se puede ver que Alemania, Francia, Italia, Portugal, Reino Unido y Rusia, en Europa, así como Estados Unidos o Japón, fuera del continente europeo, tienen unas normas, con leyes o sin ellas, que no necesitan para nada recurrir al criterio personal de un funcionario para adjudicar el orden de los apellidos del recién nacido.

CÓMO SE DECIDEN LOS APELLIDOS EN EL MUNDO

País

Normativa

Alemania

La pareja puede conservar sus apellidos tras el matrimonio, o adoptar uno de los dos como nombre de familia, que será el que lleven los hijos. Si no, deberán determinar cuál de los dos apellidos lleva el recién nacido.

Francia

Solo hay un apellido. Los padres deben elegir entre el del padre, el de la madre o ambos unidos. Existe una vieja costumbre aún arraigada por la cual la mujer pierde el apellido al casarse.

Italia

Solo hay un apellido y predomina el del padre. Pero, desde hace un año, se puede añadir el apellido materno, aunque se necesita casi un año de trámites desde que nace el niño. Si la madre es soltera, el niño llevará su apellido.

Portugal

El recién nacido lleva primero el apellido de la madre y después el del padre. Sin embargo, en la práctica, la primacía real la tiene el padre, ya que es su apellido el que se suele usar para los documentos oficiales.

Reino Unido.

La tradición dicta la primacía del apellido paterno. Las mujeres suelen adoptar el apellido de sus esposos al casarse y la práctica totalidad de las familias, aunque pueden escoger entre los dos apellidos o ambos (en el orden que prefieran), registran con él a sus hijos.

Estados Unidos

Las mujeres suelen perder su apellido al casarse. Sin embargo, la tendencia ahora es trasformar su propio apellido en middle name (nombre del medio), que todos los ciudadanos suelen llevar por tradición (George W. Bush hijo, George H. Bush padre, por ejemplo).

Japón

Los ciudadanos solo tienen un apellido, que, además, precede al nombre y se usa para dirigirse a las personas. Los niños pueden inscribirse con el apellido materno o paterno, aunque la esposa suele adoptar el del marido y por tanto también lo hacen los hijos.

Rusia

Solo existe un apellido, el paterno o el materno. Legalmente impera la igualdad, sin embargo, por tradición es la mujer quien suele ceder en favor de que se inscriba el del marido.

Hazte socio

También te puede gustar