El Pacto que singulariza la violencia machista: una anomalía en relación a otros tipos de violencia

El acuerdo de la subcomisión del Congreso incluye 200 medidas y un presupuesto de mil millones de euros para acabar con el problema; se ignora la declaración de culpabilidad y se veta la comunicación con los hijos. La prostitución y el maltrato infantil o de ancianos siguen marginados

Cualquier medida que se adopte para acabar con la violencia machista es bien recibida; pero, ¿por qué se deja al margen la que se ejerce contra las prostitutas? Cualquier medida que se adopte para acabar con la violencia machista es bien recibida; pero, ¿por qué se deja al margen la que se ejerce contra las prostitutas?

La subcomisión del Congreso de los Diputados encargada de elaborar un “Pacto de Estado contra la violencia machista” ha dado su visto bueno para que se apruebe el Pacto Nacional por parte del legislativo, que incluye 200 medidas dotadas con un presupuesto de 1.000 millones de euros para los próximos cinco años.

Sin embargo, se trata de un Pacto que singulariza la violencia machista y supone una anomalía en relación a otros tipos de violencia. Entre otras cuestiones, el texto propuesto excluye el atenuante de reconocimiento de culpabilidad por parte del maltratador y se vetan las visitas de sus hijos en la cárcel si ha habido “violencia de género”.

Además, el “Pacto de Estado contra la violencia machista”, no hace ninguna referencia a otro tipo de violencia machista muy generalizado: el que se ejerce contra la mujer en la prostitución; y sigue ignorando el maltrato infantil o de ancianos que se lleva a cabo en demasiadas ocasiones en el entorno de la familia.

Los miembros de la subcomisión de ‘violencia de género’ del Congreso

Los miembros de la subcomisión de ‘violencia de género’ del Congreso

Los detalles del acuerdo

Así, tras llegar a un acuerdo por unanimidad todos los partidos, este deberá ser ratificado el próximo viernes, 28 de julio, por la comisión de Igualdad del Congreso.

A pesar de la coincidencia de los partidos políticos, grupos parlamentarios como PSOE y Podemos han anunciado que presentarán votos particulares con más medidas durante el debate en el Congreso, que previsiblemente ya se llevará a cabo tras la vacaciones de agosto.

En cualquier caso, entre las medidas contempladas en el acuerdo hay que destacar las siguientes: la promoción del teletrabajo, el acompañamiento a la víctima previo a la denuncia, las desgravaciones fiscales a los familiares que tengan la patria potestad de menores huérfanos por violencia de género, y la oferta pública de empleo para las víctimas, según informaba este martes, 25 de julio, el diario La Vanguardia.

A estas, hay que sumar las dos mencionadas anteriormente: eliminar el atenuante de confesión para los maltratadores y una reforma judicial para regular la prohibición de las visitas a la cárcel al padre maltratador condenado por parte de los menores en los casos de “violencia de género”.

Por otra parte, tras la aprobación definitiva no será necesario interponer una denuncia penal para el reconocimiento de la condición de beneficiaria de los servicios jurídicos, medidas de protección, asesoramiento o acompañamiento en el caso de sufrir violencia de género.

La acreditación como víctima de maltrato se podrá hacer a través de sentencias que declaren que la mujer ha sufrido cualquiera de las formas de violencia definidas en la ley, orden de protección vigente o resolución judicial que hubiera acordado este tipo de medida, informe del fiscal, atestado policial, informe médico o psicológico o informe de servicios públicos con capacidad de identificar estas situaciones.

La violencia machista también está presente entre los jóvenes y va en aumento

La violencia machista también está presente entre los jóvenes y va en aumento

También entre los jóvenes

Al mismo tiempo, ante el alarmante aumento de las nuevas formas de violencia machista entre los jóvenes, se han propuesto medidas específicamente dirigidas a ellos, utilizando preferentemente las tecnologías de la información y la comunicación.

También se ha planteado potenciar las consultas médicas, los centros sanitarios y las farmacias como plataformas informativas sobre este fenómeno.

Asimismo, han destacado la importancia de incrementar la atención de las víctimas en las zonas rurales y de mujeres de colectivos vulnerables, como las mayores, con discapacidad, las que pertenecen a minorías étnicas o las inmigrantes.

Tras el debate que se llevará a cabo en el Pleno del Congreso en setiembre, la propuesta se remitirá al Gobierno para que, en el plazo máximo de dos meses, lo someta a acuerdo con los representantes de comunidades autónomas, ayuntamientos, partidos políticos, Administración de Justicia, organizaciones sindicales y empresariales y asociaciones civiles.

Algunas de las medidas del Pacto de Estado contra la violencia machista no ayudan a reinsertar al maltratador

Algunas de las medidas del Pacto de Estado contra la violencia machista no ayudan a reinsertar al maltratador

Una anomalía ante otros tipos de violencia

En cualquier caso, hay que insistir en que algunos de los acuerdos del Pacto Nacional suponen una anomalía en relación a otros tipos de violencia. Cabe preguntarse por qué se elimina el atenuante por confesión en los casos de violencia machista cuando sí se tiene en cuenta, por ejemplo, en casos de violación, asesinato o terrorismo.

De esta manera, la “ley de violencia de género” se hace aún más discriminatoria. Cabe recordar que, en diciembre de 2016, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ya se manifestaba a favor de eliminar el atenuante de autoinculpación solo para los casos de violencia machista.

También hay que recordar que uno de los objetivos de que la autoinculpación sea considerada como un atenuante es favorecer la rehabilitación del delincuente, un derecho de cualquier condenado sea cual sea su delito. En ese sentido, estas nuevas medidas alteran la pauta de reinserción del sistema penal español.

Otra cuestión preocupante es el hecho de que al maltratador encarcelado se le prohíba recibir visitas de sus hijos en los casos de “violencia de género”. Con esta prohibición, se penaliza al padre pero también se penaliza al hijo, que, si así lo desea, debería tener derecho a ver a su padre. También aquí se priva al preso de un factor que en ocasiones puede ayudar a su reinserción.

Todo ello se viene a añadir al resultado de una ley asimétrica que tiene encarcelados a casi cuatro mil hombres por “violencia de género”, una cifra superior a los 3.800 penados por homicidios y asesinatos. Tanto es así que son el tercer grupo de reclusos tras los condenados por robo o por delitos relacionados con drogas, según los datos de Instituciones Penitenciarias.

Está bien adoptar medidas para acabar con la violencia contra las mujeres; pero, ¿por qué no se hace lo propio con la que se ejerce sobre niños y ancianos?

Está bien adoptar medidas para acabar con la violencia contra las mujeres; pero, ¿por qué no se hace lo propio con la que se ejerce sobre niños y ancianos?

Prostitución, maltrato infantil y de ancianos, silenciados

Por otra parte, respecto al contenido del acuerdo alcanzado en la subcomisión del Congreso, no se entiende que, entre las 200 medidas que se van a adoptar para prevenir la violencia machista, no se incluya ninguna que haga referencia al fenómeno de la prostitución, una de las formas más degradantes y violentas contra la dignidad de la mujer.

Como tampoco se entiende que se deje de lado en el texto otra forma de violencia más oscura, porque la víctima apenas tiene capacidad de denuncia: la que se lleva a cabo en el entorno de la familia contra niños y ancianos.

 

Hazte socio

También te puede gustar

4 Comments

  1. 2
  2. 3

    Según opinión de mi sobrina, que es criminóloga, la violencia contra las mujeres no debería ser objeto de tratamiento especial sino que tendría que ir en el apartado general correspondiente: acoso, violación, asesinato o allí dónde la criminología lo estudie. Los crímenes, dice ella, no están clasificados según categorías de víctimas.

  3. 4

    Lo anterior parece indicar que estamos ante un pacto político, que poco tiene que ver con expertos, sino con lo políticamente correcto, lo que se lleva, lo que pide-o se hace ver que es una petición-la sociedad, o cualquier otra razón. Matar a una mujer no es ni mejor ni peor que matar a otra persona y al delincuente debería de aplicársele el mismo código penal sin agravantes artificiales. La confesión voluntaria es un atenuante en todos los crímenes ¿por qué en éste no?

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>