El Papa apoya la Marcha por la Vida y la familia en México y reza por el fin de la violencia

En los últimos días se han realizado en el país azteca manifestaciones en unas 110 ciudades a favor de la vida y de la familia

“Me asocio con mucho gusto a los obispos de México, quienes apoyan el empeño de la Iglesia y de sociedad civil a favor de la familia y de la vida” dijo; y precisó que dichos valores “en este tiempo necesitan de una especial atención pastoral y cultural en todo el mundo”, dijo el Papa Francisco, este mediodía en sus palabras previas al rezo del Ángelus.

En los últimos días se han realizado en el país azteca manifestaciones en unas 110 ciudades a favor de la vida y de la familia, congregando a cientos de miles de personas, católicos, cristianos, creyentes de otras religiones y no creyentes. Entre los principales pedidos de los organizadores están la protección de la familia constituida sobre el matrimonio formado por un hombre y una mujer, el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones, y el rechazo a la imposición de la ideología de género por parte del gobierno.

Asimismo el pontífice añadió: “Y además, aseguro mi oración por el querido pueblo mexicano, para que cese la violencia que en estos días ha golpeado también a algunos sacerdotes”, sostuvo el Papa.

De hecho el lunes pasado fueron encontrado los cuerpos sin vida de los padres Alejo Nabor y José Suárez, párroco y vicario respectivamente quienes fueron asesinados. Pertenecían a la parroquia de Nuesta Señora de Fátima en la localidad de Poza Rica de Hidalgo. Este mismo día se conoció que otro sacerdote, el P. José Alfredo López Guillén, de la diócesis de Morelia, fue también secuestrado. De momento se desconoce su paradero y su estado.

El Papa recordó que en otra parte del mundo, en Alemania, ayer fue declarado beato el sacerdote Engelmar Unzeitig, de la Congregación de los Misioneros de Mariannhill, asesinado por odio a la fe en el campo de concentración nazi, de Dachau. Subrayó que este sacerdote “contrapuso el amor al odio, a la crueldad la mansedumbre” y deseó que “su ejemplo nos ayude a ser testimonios de caridad y de esperanza, también en medio de las tribulaciones”.

Para finalizar el Pontífice recordó que hoy se celebra la Jornada mundial del sordo. “Deseo saludar a todas las personas sordas, aquí presentes o representadas, y animarles a que den su contribución para que la Iglesia y la sociedad sean cada vez más capaces de acoger a todos”.

Y al concluir sus palabras reiteró el saludo “a los queridos catequistas”. Y añadió: “Gracias por su empeño en la Iglesia al servicio de la evangelización y en la transmisión de la fe. La Virgen les ayude a perseverar en el camino de la fe y a dar testimonio con la vida de los que transmiten en la catequesis”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>