El Papa en Asís: “Las víctimas de la guerra imploran la paz”

Francisco se reúne con los representantes de los credos cristianos en el marco de la Jornada Mundial de Oración por la Paz. “Sed de paz. Religiones y culturas en diálogo” es el lema de este año

Los representantes de los credos cristianos, que se encuentran reunidos en la ciudad italiana de Asís, en el marco de la Jornada Mundial de Oración por la Paz: “Sed de paz. Religiones y culturas en diálogo”, se reunieron en la basílica inferior de San Francisco, cerca de la tumba de San Francisco para una oración ecuménica.

El papa Francisco reflexionó sobre las palabras de Jesús: “Tengo sed” del Evangelio de san Juan, haciendo hincapié en que Jesús tiene sed de darnos su amor y de recibir nuestro amor, el Santo Padre señaló que parece que también hoy el Señor nos quiere decir esas palabras que expresan el sufrimiento divino ante el hombre ingrato, que abandona su amor.

Francisco recordó que en el ‘Tengo sed’, podemos escuchar la voz de los que sufren, el grito escondido de los pequeños inocentes a quienes se les ha negado la luz de este mundo, la súplica angustiada de los pobres y de los más necesitados de paz. Imploran la paz las víctimas de las guerras, las cuales contaminan los pueblos con el odio y la Tierra con las armas; imploran la paz nuestros hermanos y hermanas que viven bajo la amenaza de los bombardeos o son obligados a dejar su casa y a emigrar hacia lo desconocido, despojados de todo.

Tras la meditación del Papa, se hizo una petición por la paz y el cese de la guerra en diversos países del mundo y se encendió una vela por cada uno de los lugares que se mencionó: Birmania, Burundi, por la paz en Colombia, Centroamérica, República Democrática del Congo, por la paz entre Corea del Sur y Corea del Norte, por la reconciliación Etiopía y Eritrea, por la paz en Gabón, Irak, Cachermíra, Libia, Mali, México herido por el narcotráfico, Mindanao en Filipinas, Mozambique, por el fin de las tensiones en Armenia y Asirios.

También se pidió por el fin del terrorismo en Nigeria, Pakistán, por la paz en Siria, Somalia, Sudán del Sur, Ucrania, por el fin de las tensiones en Venezuela, por la paz en Yemen, por la paz y el fin de la violencia en Tierra Santa y “por todas las otras tierras contaminadas por el virus del odio y del conflicto”.

Después todos los líderes cristianos rezaron la oración del Padrenuestro e intercambiaron el saludo de la paz.

El Papa durante su intervención en Asís

El Papa durante su intervención en Asís

Reflexión del Papa

Ante Jesús crucificado, resuenan también para nosotros sus palabras: “Tengo sed” (Jn 19,28). La sed es, aún más que el hambre, la necesidad extrema del ser humano, pero además representa la miseria extrema. Contemplemos de este modo el misterio del Dios Altísimo, que se hizo, por misericordia, pobre entre los hombres.

¿De qué tiene sed el Señor? Ciertamente de agua, elemento esencial para la vida. Pero sobre todo de amor, elemento no menos esencial para vivir. Tiene sed de darnos el agua viva de su amor, pero también de recibir nuestro amor. El profeta Jeremías habló de la complacencia de Dios por nuestro amor: “Recuerdo tu cariño juvenil, el amor que me tenías de novia” (Jer 2,2). Pero dio también voz al sufrimiento divino, cuando el hombre, ingrato, abandonó el amor, cuando ¿parece que nos quiere decir también hoy el Señor? “me abandonaron a mí, fuente de agua viva, y se cavaron aljibes, aljibes agrietados que no retienen agua” (v. 13). Es el drama del “corazón árido”, del amor no correspondido, un drama que se renueva en el Evangelio, cuando a la sed de Jesús el hombre responde con el vinagre, que es un vino malogrado. Así, proféticamente, se lamentaba el salmista: “Para mi sed me dieron vinagre” (Sal 69,22).

“El amor no es amado”; según algunos relatos esta era la realidad que turbaba a San Francisco de Asís. Él, por amor del Señor que sufre, no se avergonzaba de llorar y de lamentarse en alta voz (cf. Fuentes Franciscanas, n. 1413). Debemos tomar en serio esta misma realidad cuando contemplamos a Dios crucificado, sediento de amor.

La Madre Teresa de Calcuta quiso que, en todas las capillas de sus comunidades, cerca del crucifijo, estuviese escrita la frase “tengo sed”. Su respuesta fue la de saciar la sed de amor de Jesús en la cruz mediante el servicio a los más pobres entre los pobres. En efecto, la sed del Señor se calma con nuestro amor compasivo, es consolado cuando, en su nombre, nos inclinamos sobre las miserias de los demás. En el juicio llamará “benditos” a cuantos hayan dado de beber al que tenía sed, a cuantos hayan ofrecido amor concreto a quien estaba en la necesidad: “En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mt 25,40).

Las palabras de Jesús nos interpelan, piden que encuentren lugar en el corazón y sean respondidas con la vida. En su “tengo sed”, podemos escuchar la voz de los que sufren, el grito escondido de los pequeños inocentes a quienes se les ha negado la luz de este mundo, la súplica angustiada de los pobres y de los más necesitados de paz.

Imploran la paz las víctimas de las guerras, las cuales contaminan los pueblos con el odio y la Tierra con las armas; imploran la paz nuestros hermanos y hermanas que viven bajo la amenaza de los bombardeos o son obligados a dejar su casa y a emigrar hacia lo desconocido, despojados de todo. Todos estos son hermanos y hermanas del Crucificado, los pequeños de su Reino, miembros heridos y resecos de su carne. Tienen sed. Pero a ellos se les da a menudo, como a Jesús, el amargo vinagre del rechazo. ¿Quién los escucha? ¿Quién se preocupa de responderles? Ellos encuentran demasiadas veces el silencio ensordecedor de la indiferencia, el egoísmo de quien está harto, la frialdad de quien apaga su grito de ayuda con la misma facilidad con la que se cambia de canal en televisión.

Ante Cristo crucificado, “fuerza de Dios y sabiduría de Dios” (1 Co 1,24), nosotros los cristianos estamos llamados a contemplar el misterio del Amor no amado, y a derramar misericordia sobre el mundo. En la Cruz, árbol de vida, el mal ha sido transformado en bien; también nosotros, discípulos del Crucificado, estamos llamados a ser “árboles de vida”, que absorben la contaminación de la indiferencia y restituyen al mundo el oxígeno del amor.

Del costado de Cristo en la cruz brotó agua, símbolo del Espíritu que da la vida (cf Jn 19,34); que del mismo modo, de nosotros sus fieles, brote también compasión para todos los sedientos de hoy.

Que el Señor nos conceda, como a María junto a la cruz, estar unidos a él y cerca del que sufre. Acercándonos a cuantos hoy viven como crucificados y recibiendo la fuerza para amar del Señor Crucificado y resucitado, crecerá aún más la armonía y la comunión entre nosotros. “Él es nuestra paz” (Ef 2,14), él que ha venido a anunciar la paz a los de cerca y a los de lejos (Cf. v. 17). Que nos guarde a todos en el amor y nos reúna en la unidad, para que lleguemos a ser lo que él desea: “Que todos sean uno” (Jn 17,21).

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>