El Papa denunció que es “injusto e indigno” que haya niños analfabetos

Francisco denuncia que “la falta de instrucción es una grave injusticia que atenta contra la dignidad”, porque lleva a los más pobres a ser víctimas de explotación y otras lacras sociales

El Papa Francisco instó en la audiencia general a pensar “cuántos niños sufren aún de analfabetismo, esto no se puede entender, que en un mundo donde el progreso técnico y científico llegó tan alto, haya niños analfabetos“, es “una injusticia”.

“Es una condición de gran injusticia, hiere la dignidad misma de la persona. Sin instrucción además se puede ser fácilmente presa de explotación y varias formas de lacra social”, agregó el pontífice en la primera audiencia tras el Jubileo de la Misericordia.

Suscitando el entusiasmo de un grupo de salesianos presentes, entre unas 2.500 personas en el aula Paulo VI, recordó las obras educativas de Don Bosco y afirmó que “más crece la instrucción, más personas adquieren certezas y conciencia, de las que todos necesitamos en la vida”

Luego señaló la importancia para una buena educación del “método crítico, que comprende también cierto tipo de duda, útil para plantear preguntas y verificar los resultados alcanzados, en vista de un conocimiento mayor”.

En otro momento de su alocución, se refirió a quienes le preguntan sobre las dudas de fe y lo cuestionan para saber si él “nunca tiene dudas”. “Y, tengo muchas, tengo muchas, cierto que en algún momento a todos les vienen dudas. Las dudas que tocan la fe, en sentido positivo, son una señal de que queremos conocer mejor y más a fondo a Dios, a Jesús, y el misterio de su amor hacia nosotros”.

Francisco se refirió así a la obra de misericordia dar buen consejo al que lo necesita. “Pero yo tengo esta duda -agregó-, busco, estudio, pido consejo de cómo hacer, estas dudas que hacen crecer. Es un bien, por lo tanto, que nos planteemos preguntas sobre nuestra fe, porque de este modo nos vemos impulsados a profundizarla. Las dudas, de todos modos, también deben ser superadas”.

“Para eso es necesario escuchar la palabra de Dios, comprender lo que nos enseña. Un camino importante que ayuda mucho en esto es el de la catequesis, con el cual el anuncio de la fe nos encuentra en lo concreto de la vida personal y comunitaria. Y existe, al mismo tiempo, otro camino igualmente importante, el de vivir lo más posible la fe”, agregó.

“No hagamos de la fe una teoría abstracta donde las dudas se multiplican. Hagamos más bien de la fe nuestra vida. Busquemos practicarla en el servicio a los hermanos, especialmente los más necesitados”, concluyó.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>