‘Pasión de los fuertes’, por Juan Orellana y Juan Pablo Serra

Nos llega un libro minimalista y certero sobre la obra cinematográfica. Escrito por dos de los críticos de cine habituales en nuestros medios – Juan O…

Nos llega un libro minimalista y certero sobre la obra cinematográfica. Escrito por dos de los críticos de cine habituales en nuestros medios – Juan Orellana (“Alfa y Omega”, “Aceprensa”, “Libertad Digital”) y Juan Pablo Serra (“La Gaceta de los Negocios” y “Pantalla 90”) – tiene una sola intención: mostrar, a través de un somero estudio de la obra de cinco directores de cine europeos (Dreyer, Bergman, Buñuel, Rossellini y Pasolini) y de cinco directores de cine americanos o de obra americana (Chaplin, Capra, Ford, Kazan y Allen) que el séptimo arte vale la pena, ya que es un medio utilizado por el hombre para indagar sobre sus preguntas fundamentales.

Es de agradecer la sencillez en las explicaciones y la cuidada presentación del texto, siempre acompañado de fotografías en blanco y negro de las distintas películas de las inmensas filmografías de todos y cada uno de estos directores.
 
Pero quizá lo más apreciable del presente libro sea la idea sobre la que gravita su escritura y la efectividad de su ejecución. Se trata simplemente de acercar el cine al hombre –como diría Aristóteles– en tanto que hombre. Se trata de ver cómo diez de los más grandes directores de cine no se limitan a querer vender espectáculo cuando escriben y/o dirigen una de sus obras, sino que pretenden y proponen una confrontación existencial inteligente del público con la narración que ellos les están brindando.
No es pues, un libro más en que los “expertos” en cine nos hacen una exhibición de sus “pedantescos” saberes, sino uno en el que se nos ejemplifica, sencillamente, como ver cine de modo que no sea “olvido” sino “memoria”. Los dos autores, seguro, se han dejado guiar por aquello que decía Tarkovski – uno de los grandes ausentes de entre los diez “mejores” escogidos en este libro – de que “un espectador compra una entrada para el cine con una meta: rellenar las lagunas de su propia experiencia; es como si fuera a la caza del “tiempo perdido”. Esto quiere decir que intenta rellenar el vacío espiritual que se ha formado en la vida moderna, llena de inquietud y falta de relaciones humanas.”
Si viésemos el cine así, tal como se nos ayuda a concebirlo en este libro, el cine dejaría de ser únicamente un entretenimiento para pasar a ser una posibilidad de educación. Nuestra libertad también se juega ante el celuloide.
 
Pasión de los Fuertes
Juan Orellana – Juan Pablo Serra
CIE Dossat 2000
Madrid, 2005
161 pp.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>